María Patiño da sentido a las controvertidas palabras de Paz Padilla sobre la muerte de Álex Lequio

La crimen de Antonio Juan Vidal, el marido de Paz Padilla, ha pillado por sorpresa a todos. La presentadora de ‘Sálvame’ no había compartido con muchos de sus allegados la larga enfermedad que atravesaba su pareja, por lo que en el día en el que se ha conocido la aviso, muchos se quedaban sin palabras. Entre ellos se encontraba María Patiño, quien ha estudioso para platicar con algunos de sus compañeros en ‘Socialité’.

Entre las reflexiones con unos y otros, Patiño ha recordado el comentario que hizo su compañera el pasado 14 de mayo en ‘Sálvame’, el día de la crimen de Álex Lequio. «Nunca estás preparado, pero la muerte forma parte de la vida. Es algo que todos… vamos a recorrer ese camino», comentaba la humorista, por otra parte de reforzar que podría tratarse de una «liberación». Estas palabras sembraron mucha polémica entre los espectadores; sin bloqueo, la conductora del software de los fines de semana parecía haberle enemigo una explicación.

«Ahora entendemos algunas reflexiones de Paz, sobre todo el día que falleció Álex Lequio. Ella se estaba preparando, porque sabía que había un adiós. Y ahora le damos sentido a esas palabras que en su momento no logramos entender», ha explicado María Patiño, a quien se la veía muy afectada durante todo su software, que ha tratado en su viejo parte la crimen de Vidal.

El apoyo de sus compañeros

‘Socialité’ ha contactado con varios de los colaboradores de ‘Sálvame’ para ver cómo se encontraban tras enterarse de la aviso. Lydia Lozano, Chelo García-Cortés y Kiko Matamoros se han mostrado muy afectados por lo sucedido, al igual que otros como María Teresa Campos, que recalcaba la fuerza de Padilla al ocultar ese dolor y ponerse frente a la cámara sin que se le notara. Anabel Pantoja no podía imaginarse lo que debe ser perder a tu pareja, mientras que José Luis Moreno, con quien la cómica ha trabajado en varias ocasiones, se mostraba sorprendido en presencia de la aviso. Gustavo González no podía reprimir el llorera en la conexión, puesto que se encuentra muy unido a su compañera.