'MasterChef 8' expulsa a Jose Mari en la semifinal y anuncia este importante cambio en la final

Las cuentas no salían, pues la noche del 29 de junio se festejó la semifinal de la octava edición de ‘MasterChef’ y lo hizo con 6 aspirantes cuando el número frecuente era de 5. Esto podía representar 2 cosas: que en la semifinal expulsarían a 2 o bien que serían 5 los que llegarían a la enorme final. Misterio resuelto. Serán 5 los concursantes que estén en el último programa y además de esto, el mítico duelo final va a dejar de ser entre 2 para ser una batalla a 3, como ya ocurrió en la quinta edición en la que ganó Jorge Brazález.

Un puesto de esta batalla a tres ya tiene nombre adjudicado. Se trata de Ana, que merced a ser la mejor en la primera prueba de la semifinal ganó un pase directo a esa batalla de la que aún se ignoran los otros 2 nombres. El día seis de julio se festejará la final, en la que el mejor de la primera prueba va a pasar a la batalla a 3, como el mejor de la prueba de exteriores.

Jose Mari se queda a las puertas

Haber llegado hasta la semifinal no ha sido simple y siempre es una pena quedarse a las puertas de la final, como le ha ocurrido a Jose Mari. La prueba de supresión no fue nada simple, puesto que el pastelero Pol Contreras, responsable del taller de inventiva del Hotel Echaurren Relais & Château, les desafió a hacer un lingote lunar de chocolate y guindas, con helado nitro de chocolate «à la minute».

Luna y Jose Mari eran los que más perdidos estaban y la supresión estaba entre uno de ellos. Sin embargo, Luna se transformaba en finalista al lado de Andy, Ana, Alberto y también Iván. El expulsado aceptó que lo había hecho «muy mal», y que si bien comenzó bien, los nervios y el tiempo le habían jugado una mala pasada. Se siente muy orgulloso y suelta una idea: «Quizás pueda venir al ‘Celebrity’ y ganar».