Máximo Huerta, tras ser despedido de TVE:

Máximo Huerta comienza una nueva etapa distanciado de la pequeña pantalla… por ahora. El pasado 11 de mayo conocimos que Televisión Española había decidido prescindir de él y de todo el equipo de ‘A partir de hoy’, el magacín que conducía en la franja matinal de La 1 hasta el mes pasado de marzo. El programa debía regresar tras el parón por el coronavirus, algo que por último no sucederá. La cadena ha optado por un macromagacín la próxima temporada que cubrirá el hueco de ‘Los desayunos’, ‘La mañana’ y ‘A partir de hoy’. Un nuevo proyecto en el que no tiene cabida Huerta, que se halla fuera de la cadena pública.

«Nos fuimos con el ERTE pensando que volveríamos

Este conoció la nueva exactamente el mismo día que se anunció, tal como explica en una extensa entrevista en El País: «Lo hicieron tras un par de meses –55 días, prácticamente 60–, aguardando una contestación». Máximo confiesa al convocado diario que tanto como su equipo sí pensaban que seguirían en la pública, por esta razón, está persuadido que «lo peor de esto es la cantidad de familias de empleados que estaban aguardando y contando con regresar. Eso es lo más grave». «Nos fuimos con el ERTE pensando que volveríamos, no sé si ha sido bien elegante quitarlo en ese tiempo», agrega el valenciano, defendiendo asimismo lo mucho que aportaron a Televisión Española el tiempo que el formato estuvo en emisión: «Era era una mezcla de gafapastismo y mainstream que sentaba realmente bien a TVE. Sin acontencimientos, sin debates políticos, con música (…) se lo ha perdido la cadena«.

«Dejo una franja que iba en un cinco% con un siete con cinco%»

Pese a ello, el asimismo escritor se muestra sosegado y feliz del trabajo hecho. «Me voy contentísimo de dejar una franja que iba en un cinco% de cuota del share con un siete con cinco%», afirma, dejando claro que no ha podido luchar más por ese hueco en la cadena ya que desde la cadena pública se le dejó claro que no iban a seguir contando con él. «Ya no podía pelear. Asumí la salida, solicité el cuadro de mi perra, que estaba colgado en el plató, y a otra cosa«, sentencia en esta entrevista. Además, se marcha convencido que ha podido demostrar que en ningún momento llegó a la pública para compensar su salida del Gobierno, algo de lo que muchos le acusaron y que ahora ha quedado demostrado que no ha sido así: «Quien tuviese esa mosca se la puede ahuyentar ya».

En contra de la sobreinformación

El cronista además de esto no duda en meditar sobre el género de contenido televisivo que ha anegado la cadena pública en las últimas semanas, en la que indudablemente se ha primado por contar con contenidos informativos. «La mañana se ha transformado en un carrusel de ministros, conferencias de prensa y avances informativos», asevera, mostrándose persuadido que «la sobreinformación no es información (…) cualquier exceso de información es ya un bucle de dolor (…) una cosa es estar de alarma y otra alarmar a la población». Huera comprende que en las primeras semanas de pandemia se optara por esto mas no llega a entender que esta clase de parrilla se haya llegado a extender hasta día de el día de hoy. Por eso, se muestra persuadido que «la evasión es necesaria» y recuerda que formatos como ‘Supervivientes’ «han vuelto ido a la gente (…) cuando menos veían el mar desde casa».