Las citas que vertebraron la entrega de ‘First Dates’ emitida este lunes 26 de octubre trajeron una cara reconocida para los espectadores, Dámaso Angulo exconcursante de ‘Gran Hermano 12’, quien acudía por segunda vez al espacio con la intención de encontrar el bienquerencia. El damisela, que iba para cura cuando entró en el concurso de convivencia, tuvo la suerte de encontrarse en su cita a Fran, un pequeño muy tradicional que nunca había tenido pareja ni había saledizo de su pueblo y que iba acompañado de su abuela Antonia, para dar el gastado bueno a su cita.

El software, diestro en encontrar perfiles compatibles, volvió a demostrarlo una vez más con la cita entre Fran y Dámaso y es que los dos dejaron claro que eran muy parecidos, incluso en lo que a lo religioso se refiere. Por ello, el exparticipante del reality no dudó en explicarle a su cita que ha llegado a ponerse en contacto con el Papa Francisco para hablarle de la relación que hay entre la homosexualidad y la Iglesia: «Escribí una carta al Papa hace poco y me dijeron que la homosexualidad no era pecado mortal, que lo es si haces una orgía, pero que si vas con el alma limpia, te confiesas y comulgas, no pasa cero. Yo estuve un año y medio en un seminario«, confesaba el damisela.

Por si fuera poco, explicó que luego de su concurso estuvo metido en política, poco de lo que se ha alejado ya que se dio cuenta que «todo era un negocio». Lo hizo en una cita que avanzó poco a poco pero en la que no tardó en surgir la química pese a lo que estaba sintiendo Fran, ya que para él estaba siendo complicado el conocer a determinado fuera de su extensión de salida y por otra parte hacerlo en televisión. «Cuando salga de su pueblo y conozca mundo, se va a soltar la venda y probablemente se disloque de tanto como va a encontrar», sentenció Angulo.

Continuarán conociéndose

La cita entre Dámaso y Fran fue a las mil maravillas y es que mientras que el exconcursante de ‘GH 12’ narraba eventos de su vida, su cita le escuchaba completamente encandilado. Antiguamente de finalizar la misma, la abuela de Fran apareció con unas croquetas que encandilaron a Dámaso, que se arrancó a cantar la copla «Con la cara lavada». «No sabía que cantaba y a mí, me ha emocionado», declaró Fran puntual antiguamente de la atrevimiento final. Tras esto, la pareja se reunió y decidió darse una segunda cita asegurando que sería en Córdoba.