El 16 de enero, Karina visitó ‘Sábado deluxe’ como invitada y como becaria del software, pues se encargó de presentar a los chicos de ‘La isla de las tentaciones 3’. La cantante afirmó que, a pesar de padecer mucho tiempo dedicándose a la música, las circunstancias en su vida han tenido «muchos altos y bajos». Aunque fue una cómico que ganó harto parné aseguró que eso «no dura» porque «hay muchos primaveras que no se trabaja, que no te flama nadie o te llaman para cosas pequeñitas y se te va el parné en los viajes, los hoteles…».

La intérprete de «El equipaje de los memorias» explicó que había tenido varios momentos de apuros económicos a lo dilatado de su vida, de hecho la cantante vive de arrendamiento actualmente: «Me han cortado la luz en varias ocasiones por desidia de suscripción», aseguró la invitada de ‘Sábado deluxe’, quien tuvo que apretarse el cinturón en más de una ocasión. No obstante, Karina supo reinventarse cuando comenzó la pandemia por el coronavirus y se convirtió en influencer donde ha conseguido reunir más de 49.000 seguidores en su cuenta de Instagram.

Por otra parte, la cómico no descarta hacer proyectos más allá de la música como presentar un software, representar en ‘La que se avecina’ e incluso participar en un reality de Telecinco: «No iría a ‘Supervivientes’, que se pasa muy mal, paso mucha anhelo, pero a un ‘Gran Hermano VIP’ sí que me presentaría», afirmó la intérprete. De todas formas, Karina no pierde el tiempo y se encuentra inmersa en una memorias que podría convertirse en miniserie en un futuro.

¿Vendió su vestido de Eurovisión?

Karina explicó que en los primaveras 80 un coleccionista estuvo interesado en comprar el traje que utilizó en el Festival de Eurovisión de 1971 por 30.000 pesetas, pero nunca lo vendió, ni siquiera en sus peores momentos: «Hay dos cosas de las que no me desprendería de ningún modo. Una de ellas es el vestido de Eurovisión y el otro es el diploma de Eurovisión donde acredita que fui segundo puesto», afirmó la cantante.