Mediaset explica el desgaste de las telenovelas turcas y encuentra un nuevo filón en Ucrania

La fiebre turca podría estar llegando a su fin. El reciente cambio en la programación de Divinity, que ha adelantado el horario de emisión de apuestas turcas como ‘Sühan: Venganza y amor’ o bien ‘Inadina Ask: Amor obstinado’ para ceder las franjas más codiciadas a ‘Bones’ y ‘Castle’, supone un punto de cambio por la parte de Mediaset, que había hecho de las novelas televisivas importadas el navío insignia de la cadena temática.

En una entrevista concedida a ttvnews, Ángel López Armendáriz, directivo de Selección de Producción Ajena de Mediaset España, ha analizado esta resolución estratégica y ha planteado la plan de actuación que proseguirá el conjunto de comunicación desde ahora: «Seguimos observando de cerca la producción turca. Es cierto que nuestro canal encargado de producir ese género de series, que es Divinity, tiene unos resultados un tanto menos buenos de lo deseado. No quiere decir que no prosigamos comprándolas, mas sí que ha llegado el instante de reconsiderarse un poco qué deseamos hacer con Divinity: si debe enfocarse tanto a la producción turca o bien debe ser un variado en el que entren producciones europeas o bien americanas al lado de las turcas.»

Y mientras que sostienen un ojo fijado del otro lado del Mediterráneo, ya prueban con territorios poco explorados. «Hace poco hemos comprado una serie ucraniana,» explica López Armendáriz, que apunta que esa nueva inversión tiene como título ‘Love in Chains’ y se trata de un drama romántico, y es posible que no sea la única sorpresa que nos depare Divinity próximamente: «Estamos viendo productos indios, orientales… Estamos abiertos a cualquier producto que pueda marchar en un instante dado. Incluso a hacer ensayos, a probar cosas de las que no estamos muy persuadidos mas que sabemos que si marcha puede ser una puerta interesante.»

Menos probable

A pesar de reconocer que Mediaset se fija en «cualquier cosa que se produzca en el mundo», el ejecutivo ha reconocido que hay un territorio más inhóspito: Corea. «Nos cuesta visualizar una serie coreana en un canal español. Ya hemos comprado alguna película coreana y la hemos emitido con un cierto éxito en franjas aproximadamente esenciales, mas claro, eso es una apuesta a que marcha o bien no marcha una vez. Una serie que tendrá x capítulos tiene un peligro mayor,» medita López Armendáriz, si bien no cierra totalmente la puerta a esta posibilidad: «Puede ser que esto llegue, pues ya hemos visto que las fronteras no existen en el audiovisual. Las coreanas las vemos como algo curioso, mas aún no nos hemos planteado con seriedad adquirir ninguna