Mónica, la joven negacionista de 'Cuatro al día', reaparece:

Una tierno de 21 primaveras residente en Talavera de la Reina se convirtió en protagonista de ‘Cuatro al día’ el pasado viernes 23 de octubre por unas polémicas declaraciones respecto al coronavirus Covid-19. Esta afirmó que pese a la pandemia ella sigue saliendo todos los fines de semana y no duda en hacer botellón con sus amigos y sin mascarillas. Unas palabras que indignaron a muchos y que convirtieron a Mónica en un personaje vírico durante todo el fin de semana.

Pues adecuadamente, esta ha vuelto al software y lo ha hecho para seguir reafirmándose en sus palabras. Ha querido pedir disculpas por si cierto se sintió ofendido, pero ha seguido manteniendo su discurso delante un Joaquín Prat que no daba crédito a lo que escuchaba. «Todos nos merecemos nuestra permiso, dependemos de esa permiso», ha empezado diciendo, para explicar que «yo por la calle sí llevo la mascarilla puesta pero en una fiesta me la voy a quitar y punto». «Solo vengo a sostener que voto por la permiso que todos nos merecemos porque no somos marionetas de nadie«, ha seguido, mientras Prat intentaba hacerle entender que era no era el camino.

«Las críticas me la resbalan»

«Los políticos nos utilizan, juegan con nosotros», ha seguido, para luego replicar de forma tajante a los que le han criticado. «Yo no como de la familia y las críticas me la resbalan porque no como de eso. Yo solo quiero la permiso de los jóvenes porque nos merecemos una fiesta, llevamos todo el verano sin salir porque a los políticos les dio la apetito entretenerse con nuestras libertades», ha seguido diciendo. Joaquín Prat ha seguido dialogando con ella pero rápidamente se ha transmitido cuenta que iba a ser irrealizable cambiar su parecer en ese instante.

La dura respuesta de un taza

Por ello, el software ha contado con una conexión con un taza del SUMMA que sufrió coronavirus y que tuvo que ser intervenido de la tráquea. Este le ha recordado a Mónica que él incluso tiene amigos y comunidad a los que hace mucho tiempo que no ve en persona y, entre lágrimas, le ha pedido que deje de menospreciar a esos profesionales como él o su mujer (que es enfermera) que están cuidando de todas las personas que se han enfermado en los últimos meses y en las que ella no ha pensado ni un solo minuto.

«Eso no vale, a este virus se le apetito con tres armas: responsabilidad personal, el respeto colectivo y la posición que tengamos cerca de la enfermedad; hilván ya de tonterías, de negaciones. Entiendo tu cabreo con los políticos pero tía, ponte a estudiar, averiguación en la letras mundial y no hagas caso a los políticos, debes tener responsabilidad y respeto», ha sentenciado el profesional. Por final, Mónica se ha indignado en que «me echéis la delito a mí de todo» y ha seguido reiterándose en que simplemente «estoy defendiendo un poco mi permiso y la de los jóvenes». Un discurso que ni Prat, ni el profesional médico ni posiblemente la maduro parte de de la audiencia de ‘Cuatro al día’ ha entendido.