Muere Rosa María Sardà a los 78 años

*En elaboración

La actriz y comunicadora de T.V. Rosa Maria Sardà ha fallecido a los 78 años de edad, tal como ha informado la Academia de Cine. La intérprete no ha podido vencer al cáncer contra el que se hallaba combatiendo desde hace múltiples años. Sin duda una triste nueva que nos deja sin una de las actrices más señaladas de su generación sobresaliendo al comienzo por su vis cómica mas llegando a englobar todos y cada uno de los registros. No se le resistió ni el cine ni el teatro ni la T.V.. Convertida aun en directiva teatral, 2 premios Goya y la Medalla de Oro de la Academia de las Artes y las Ciencias Cinematográficas de España acreditan una carrera llena de éxitos.

Actriz autodidacta y consolidación en el teatro

Nacida el 30 de julio de 1941 en Barcelona dentro de una familia humilde, Rosa Maria Sardà i Tàmaro siempre y en toda circunstancia sintió vocación artística, no obstante, debió dejar su sueño apartado a lo largo de unos años para ponerse a trabajar desde los 14 y asistir de esta forma en casa. Llegó aun a dedicarse en venta de enciclopedias lo que, de alguna forma, le sirvió para desarrollar su faceta como actriz. De capacitación autodidacta, no fue hasta los 24 años cuando consiguió cumplir su sueño de comenzar en el teatro, cuando fue reclutada por la compañía de Dora Santacreu y Carlos Lucena para representar «Cena de matrimonios», de Alfonso Paso. Poco a poco fue haciéndose un hueco en los escenarios hasta transformarse en una de las actrices más conocidas de Cataluña, donde llenaba los teatros, con obras como «Duet per a un sol violí» o bien la versión catalana de «Yo me bajo en la próxima, ¿y usted?», de Adolfo Marsillach.

Supo compatibilizar su pasión por el teatro con abundante apariciones en la T.V.. Sin embargo, el cine se le resistió más, puesto que si bien en 1970 tuvo un pequeño papel en la comedia «El certificado», debió aguardar hasta 1981 para comenzar oficialmente como actriz secundaria en «El vicari d’Olot», de Ventura Pons. Según bromeaba la propia actriz, estimaba que se había casado muy joven con el teatro para ser una infiel en la madurez por culpa del cine.

Consagración en el cine

En la segunda mitad de los 80 despegó su carrera en el cine, eminentemente merced a «Moros y cristianos» de Luis García Berlanga, en 1987. La década de los 90 fueron los años dorados de Sardà en la enorme pantalla. Se configuró como de las mejores cómicas del panorama de España, si bien asimismo pudo probar su cualidades como actriz trágica de la mano de Ventura Pons con títulos como «Actrices» (1996), «Caricias» (1997), «Amigo/Amado» (1998) o bien la tragicomedia «Anita no pierde el tren» (2000). Sus papeles más sonados llegarían con «La niña de tus ojos» (1998) de Fernando Trueba y con «Todo sobre mi madre» (1999) de Pedro Almodóvar, coincidiendo en las dos con Penélope Cruz siendo nominada al Goya a Mejor Actriz de Reparto por la primera. Para aquel entonces ya contaba con uno por su papel en «¿Por qué lo llaman amor cuando quieren decir sexo?» (1993) de Manuel Gómez Pereira. La Academia de Cine le entregó la Medalla de Honor en el 2010 en reconocimiento a su carrera artística. «Rosa Maria Sardà es al cine español lo que Humphrey Bogart al cine negro», afirmó sobre ella Álex de la Iglesia, por su carácter de icono del cine español

Televisión

Al igual que hizo con el teatro y con el cine, Rosa Maria Sardà supo conquistar la pequeña pantalla si bien se prodigó menos en ella. Primero se prodigó en el circuito catalán con ‘Per molts anys’ para después dar el salto a la T.V. nacional con ‘Ahí te quiero ver’, programa de entrevistas con sketches de humor. Durante 3 años la actriz hizo conocidas oraciones como «Honorato, ¿ponemos la tele un rato?». Su hermano Xavier Sardà se transformó en uno de los grandes de la radio de España y, más tarde, de la T.V.. La familia recibió un duro golpe cuando en los años 80, murió uno de los hermanos por culpa del Sida. Rosa contrajo matrimonio con Josep María Mainat, vocalista y músico.

Aunque ya divorciados, tuvieron un hijo, Pol Mainat, con el que coincidió la actriz en T.V. en la serie de La 1 ‘Abuela de verano’ en el 2005. Esta fue la última gran serie en la que participó la actriz al lado de conocidos y jóvenes semblantes como Álvaro Cervantes y Adriana Torrebejano. Como comunicadora se transformó en uno de los referentes de los Premios Goya siendo la profesora de liturgias de 3 de sus ediciones. En la 8ª edición festejada en 1994 en el Palacio de Congresos de Madrid, en la 13ª festejada en 1999 en Palacio Municipal de Congresos de Madrid y en la 16ª de 2002 en exactamente el mismo sitio.