Nacho Vidal, detenido por la muerte de un fotógrafo en un rito con veneno de sapo

Nacho Vidal ha sido detenido, al lado de otras 2 personas, por la muerte del fotógrafo José Luis Abad. El conocido actor porno ha sido acusado de un supuesto delito de homicidio imprudente, a la espera de juicio. La muerte se generó en el mes de julio de 2019, en una casa del propio Vidal en el ayuntamiento valenciano de Enguera, tras someter a Abad a un rito chamánico consistente en aspirar veneno del sapo bufo, presuntamente para asistirle a superar su adicción a las drogas, conforme notifica Levante-EMV.

Según exactamente el mismo medio, los 3 implicados fueron detenidos la semana pasada, el jueves 28 y viernes 29 de mayo, cuando la juez que dirige la investigación les tomó declaración. Vidal y los otros 2 encausados, un empleado y una familiar, han quedado en libertad provisional, bajo la acusación de un supuesto delito de homicidio irresponsable. Tras la retirada de los pasaportes, ninguno puede desamparar el país.

El rito del sapo bufo consiste en fumar bufantoína, el veneno extraído del sapo bufo alvarius, uno de los psicotrópicos más potentes de la naturaleza. Durante la liturgia, se fuma cristalizada en una pipa de cristal con propósitos curativos o bien sencillamente psicotrópicos. Sin embargo, José Luis Abad padeció un infarto de miocardio que le provocó la muerte en minutos.

Nadie lo auxilió

Según el atestado entregado a la juez, nadie socorrió al fotógrafo ni se llamó urgencias pese a sus conmociones y la ahoga evidente, quedando morado y recio en el suelo. La familia de la víctima quien demandó una investigación una vez que la muerte fuera tratada como casual en un primer instante. El exparticipante de ‘Supervivientes’ ha asegurado frente a la Guardia Civil que asistió a Abad desinteresadamente y por la amistad que guardaba con una prima suya.

En internet se puede hallar un vídeo de Nacho Vidal comprobando su experiencia en carne propia al efectuar esta práctica para presuntamente superar sus adicciones. Asegura que procuró persuadir a múltiples de sus amigos a fin de que probaran lo que consideraba el «santo grial», algo que les iba a «salvar el culo»: «Toda la vida he estado con los ojos cerrados y de repente he fumado un sapo y los he abierto. Quiero que todo el mundo abra los ojos», explica en el convocado vídeo.

La substancia cinco-MeO-DMT, que se extrae de las glándulas parótidas del anfibio, conduce a un «viaje» que acostumbra a perdurar entre 15 y 20 minutos. La toma genera taquicardia, pérdida del conocimiento y, en los peores casos, como ocurrió con José Luis Abad, la muerte.