El pasado lunes 22 de febrero, Lydia Sano anunció que tenía que ocurrir por quirófano de modo urgente por un problema en las cervicales que le estaban afectando a la esencia. Dos días luego, la colaboradora decidió ponerse en contacto vía telefónica con ‘Sálvame’ para anunciar que la operación «ha ido adecuadamente» a pesar de su complejidad. Adicionalmente, ha añadido que su estado era sobrado peor de lo que imaginaba: «Me enseñó el antaño y luego con las radiografía y no doy crédito de cómo lo tenía«.

La colaboradora ha afirmado en varias ocasiones que es muy aprensiva con el tema médico, pero, en esta ocasión, tenía motivos para pensar en el dolor. «Estoy segura de que tendré muchos dolores cuando me quiten la receta», aseguró. Adicionalmente, explicó que «te cuelgan la comienzo con mancuerna» para poder aceptar a lugar la operación. En su caso, las vértebras estaban tan prensadas entre sí que, con la inyección entre cada una de ellas, Sano ha asegurado que ahora mide un centímetro y medio más.

Tanto Jorge Javier Vázquez como el resto de colaboradores del software se mostraron muy contentos al escuchar que estaba adecuadamente. «La desprecio te la han transmitido para tres o cuatro semanas, pero estoy seguro de que volverás antaño», añadía Kiko Hernández con una réplica rápida de Sano en la que aseguraba que «para estar sentada en el salón de casa, prefiero sentarme allí». De todas formas, aseguró que el proceso de rehabilitación «va a ser duro» y no sabemos cuándo podremos disfrutar de nuevo del danza del chuminero: «Eso ya lo preguntaré, pero a mí me han dicho que haga vida ordinario«. De momento, la colaboradora ha sucio ya el hospital y tendrá que nacer su rehabilitación desde casa.

Las declaraciones de Lydia en una polémica entrevista

Con la informe de su operación de aprieto, se publicó una entrevista en monopolio para la revista Semana en la que Lydia Sano hablaba de diversos temas «sin cobrar nulo a cambio». «En primer zona tengo que aclarar que esa entrevista se realizó hace tres semanas y que se actualizó el lunes por lo de la operación», explicó la colaboradora. En ella, trataba entre otros temas su relación con las Campos.

A la pregunta de si se siente una periodista de tercera al interviuvar a la clan Campos, Lydia Sano lo afirmaba, adicionalmente de mandarle un pequeño misiva a la hija de Terelu Campos. Alejandra Rubio comentó que Lydia Sano era una «vieja», y es por ello que ella le recomendó que «se bajase de los tacones porque lo tenía todo muy subidito». No obstante, durante la convocatoria afirmó que su relación había mejorado pero que, en aquel momento, el animación estaba caldeado.

Por otra parte, Kiko Matamoros se sintió sobrado incómodo por las palabras que Sano dijo al musitar de sus compañeros: «Has dicho que la opinión de tus compañeros te importaba más adecuadamente poco». La colaboradora quiso sincerarse y le pidió que viese la parte positiva. «Si tú me haces daño, yo plañido. Pues será porque me importas», dijo Lydia en presencia de la sorpresa de los allí presentes. «Eso es la anestésico todavía», añadió Jorge Javier.