Jordi Évole volvió a morar un momento de lo más tenso con uno de sus entrevistados en ‘Lo de Évole’, en este caso fue con José María Aznar. El político se encontraba en la presidencia acoplado cuando ocurrió el peor atentado que ha vivido el país: el 11M. Uno de los asuntos que siempre quedó en duda fue la información que aportó el Gobierno horas a posteriori del terrible suceso. Évole volvió a brindar esa caja de pandora frente al expresidente. Con un tema tan delicado, pronto se produjo un desencuentro entre ellos.

«En el querella del 11M, altos cargos policiales explicaron que desde las 17:00 del mismo día 11 ya había indicios de que el modus operandi no era el habitual de ETA. A las 18:00, dicen que trasladan esta información a sus superiores y a las 20:23, el ministro del Interior, Garbo Acebes, sigue apuntando claramente a ETA», recordó el periodista al invitado. Aznar quiso dejar claro en todo momento que «el Gobierno da toda la información que tiene«: «Se puede evidenciar al Gobierno de entonces de lo que quiera, menos de una cosa: de no proponer la verdad. Y quien acusó al Gobierno de no proponer la verdad, cometió una injusticia«, recalcó el expresidente.

A pesar de la respuesta del político, Évole le mostró una recapitulaciones de las informaciones que fue aportando el ministro del Interior desde el mismo 11 de marzo hasta el 13, donde sigue sospechando de ETA e incluso desmintió las informaciones que apuntaban al familia Al Qaeda: «Una hora a posteriori de estas palabras del señor Garbo Acebes, se producían las primeras detenciones con sospechosos vinculados con el terrorismo islamista», apuntó Évole. No obstante, Aznar defendió al exministro e incluso afirmó que su trabajo fue «impecable»: «Eso era información trasladada en tiempo actual. Muestra usted de lo que quiera, se dijo la verdad de lo que se tenía. De esa etapa son otras personas las que tiene que dar explicaciones de todas las acusaciones que se hicieron sin fundamento».

La pulla de Aznar a Ferreras

En la batalla de reproches, Jordi Évole continuó recordando por dónde se fue moviendo la información sobre quiénes eran los responsables de los atentados del 11M con José María Aznar: «Usted, aquella mañana, por ejemplo, rodeando de las 13:00, fogosidad a directores de boletín para decirles que ha sido ETA«, señaló el periodista. El expresidente recordó que fueron los últimos en suplicar el atentado públicamente para que, cuando tuviesen toda la información, el Gobierno saliese a «proponer que había sido ETA» de forma inequívoca.

Fue entonces cuando el expresidente lanzó una pulla contra Antonio García Ferreras, que en aquel momento era el director de informativos de la Condena SER: «Retentiva muy proporcionadamente la voz de una persona en una emisora de radiodifusión diciendo que tenía delante una foto de los tres terroristas de ETA que habían atentado en Madrid», dejó caer el invitado sin mencionar directamente el nombre. «En esta casa es muy conocido», apuntó el político. «¡Ah, el señor Ferreras!», recordó Évole y añadió: «Me recuerda un poco a Pablo Iglesias cuando señala a los periodistas». Pero Aznar insistió: «Cuando se cuenta la historia, hay que contarla, porque, si no, la historia no vale para mínimo. Eso se retransmitió en directo»