Oswald Aulestia, el falsificador de arte más famoso del mundo, en ‘La Resistencia’: «Madonna me dio 30.000 dólares»


El último invitado de la semana en ‘La Resistencia’ no pudo dejar más sorprendido a los telespectadores. El espacio de Movistar +, presentado por David Broncano, contó con la presencia de Oswald Aulestia, el falsificador de arte más famoso del mundo y que estuvo en la diana del FBI, además de pisar la cárcel con anterioridad.

El barcelonés dejó destellos de su personalidad y, con una particular manera de expresarse, promocionó el documental ‘Oswald, el falsificador’, dirigido por Kike Maíllo. En su entrevista, Aulestia dejó en más de una ocasión sin palabras al presentador gallego, ya que reveló qué famosos habían contratado sus servicios.

La anécdota de Oswald Aulestia con Madonna

Entre la lista de nombres aparecen algunos tan famosos como Sylvester Stallone, Ricky Martin, Luis Miguel o la mismísima Madonna, con quien Aulestia tuvo una anécdota que narró a Broncano. «Has hablado de la Madonna. La Madonna me dio 30.000 dólares en el Hotel Delano, en el año 1996«, comenzó explicando.

Oswald Aulestia en su paso por 'La Resistencia'.
Oswald Aulestia en su paso por ‘La Resistencia’.movistar +

Tras ello, Oswald Aulestia reveló lo que la artista había adquirido: «Me compró una caja». Además, compartió con Broncano el que, para él, es el secreto. «¿Quieres saber la verdad del mundo? La verdad del mundo es que mi mercante norteamericano no era guapo. Era más que guapo», expresó.

La entrevista resultó por momentos surrealista, y es que el barcelonés demostró una personalidad más que curiosa. De hecho, quiso indagar un poco en la apariencia física de su mercante: «Estos tíos que cuando entran en el local oyes ‘plof, plof, plof'». Aulestia hacía así referencia al hecho de que a las mujeres se le caía la ropa interior al suelo cuando el joven entraba a un local.

Una falsificación en directo

Incluso tuvo tiempo para hacer una demostración de cómo se realiza una falsificación. Para ello, Oswald cogió un periódico, recortó una de las hojas, usó pegamento y restregó pintura roja sobre el papel. «Se parece a un Tapiès», dijo Broncano entre risas.



Source link

Deja un comentario