Pablo Iglesias abandona muy indignado el debate de la Dependencia Ser, tras los ataques de Rocío Monasterio

La tensión durante la campaña previa a las elecciones autonómicas de la Comunidad de Madrid sigue en aumento. A medida que pasan los días, los diferentes candidatos configuran sus agendas, incluyendo debates entre sus quehaceres y ha sido el celebrado en la Dependencia Ser durante la mañana del 23 de abril el que ha saltado por los aires. Pablo Iglesias decidió dejar el estudio tras un tenso enfrentamiento entre Rocío Monasterio y Pablo Iglesias.

Aunque no todos los candidatos acudieron a los estudios de la emisora, el discusión entre los aspirantes a presidir la Asamblea de Madrid comenzó desarrollándose con cierta normalidad. Sin retención, las chispas comenzaron a saltar cuando se puso sobre la mesa que Pablo Iglesias recibió un ignorado con cuatro balas interiormente del sobre. Con la tensión en aumento, la candidata de Vox cuestionó la procedencia de esa carta, aunque remarcó que condenaba todo tipo de violencia segundos luego.

Las voces de entreambos se empezaron a solapar, creando un dominio de crispación que terminó con Iglesias sentenciando: «No es tolerable que la candidata de la ultraderecha ponga en duda la certeza de esas amenazas. Si no se retracta y vosotros permitís que siga en este debate, abandonaremos». Junto a destacar que el clima no se apaciguó en ningún momento pese a los intentos de la moderadora.

Con Monasterio avivando el fuego y reiterando que Iglesias debía condenar la violencia que Vox había recibido en Vallecas, el candidato de la formación morada estalló: «Esto no es aceptable». A continuación, se dirigió a Àngels Barceló para apuntar que estaban «cometiendo un serio error blanqueando a la ultraderecha». Con la mascarilla en la mano, se levantó visiblemente indignado e inició sus pasos hasta la puerta del estudio.

El candidato no volvió a tomar asiento

Al tiempo que Rocío Monasterio gritaba «¡Lárguese de una vez!«, la moderadora del discusión se veía incapaz de controlar la situación y se dirigió directamente a impedir que Pablo Iglesias abandonase el debate. «¡Fuera del plató y fuera de la política!«, eran las palabras que se escuchaban de fondo por parte de la candidata de Vox. Sin retención, los argumentos de Barceló no fueron suficientes para evitar que el líder de Unidas Podemos abandonase.