Pablo Motos se queja de las críticas:

Un tweet examinando la situación actual política y social que vive España desde determinado punto de vista moderado puso a Santiago Segura en el foco del huracán semanas atrás en redes sociales. «Qué tristeza esa España de fachas y de colorados, de malos y buenos, de extremaderecha fascista o bien bolcheviquesbolivarianos. Banderas, himnos, caceroladas, odio fraticida y mal rollo perpetuo. Concordia, comprensión, armonía… Igual suenan a descafeinado, mas son palabras necesarias«, escribió el directivo, productor y actor. Unas palabras que no fueron bien recibidas por más que no vacilaron en cargar contra esta neutralidad que patentizó Segura. Una polémica de la que mismo ha querido pronunciarse días después en ‘El hormiguero’, el espacio diario de Antena tres y siete y Acción.

El actor, al lado de Pablo Motos y el resto de cooperadores del espacio desearon examinar el presente instante que se vive en Twitter, red social en la que han recibido infinidad de críticas por sus críticas al Gobierno en las últimas semanas en ‘El hormiguero’. «Estamos viviendo un nivel de insultos, no solo en el Congreso, sino más bien en la vida generalmente, que ahora, cualquier persona que no esté totalmente conforme con todo cuanto afirma el Gobierno, incluido , es un facha«, aseveró tajante Motos. Este bromeó con el hecho que «en cuanto dices buenos días ya te llaman facha» y se mostró persuadido que «o estás de acuerdo con el Gobierno, o eres un facha. No hay un término intermedio». Confesó que es un apodo que le molesta en especial pues, tal como aseveró, «si eres demócrata te hiere que te afirmen eso (…) mas es un insulto que marcha realmente bien (…) y que logra que te calles».

Santiago Segura: «Las derechas me dan grima»

Por su parte, Segura se defendió de las críticas de su tweet aseverando que «desde pequeño las derechas me han dado grima». Este aseveró que «me molesta un poco que siempre te digan lo que tienes que hacer, cómo debes vestir o lo que debes leer», por esta razón, «que me llamen facha me parece terrible, y fascista peor». Además, deseó explicar el tweet que publicó y que desató la polémica y volvió a reincidir en su idea que por último «lo bonito de un tiempo abierto es que puedas opinar y dialogar (…) y que si bien pienses diferente, lo podamos comentar y contrarrestar». Algo que secundó Cristina Pardo, asimismo presente en plató. «Estamos en una sociedad en la que además de esto (…) no es obligatorio oír a quien no piensa distinto. Puedes mudar de canal, adquirir otro periódico o bien dejar de continuar a esa cuenta en Twitter», aseveró. La cronista se mostró persuadida que «no hace falta insultar ni estar siempre discutiendo».

«Escuchad, son miles de tuits diciéndonos fascistas»

Paralelamente, Pablo Motos reincidió en su crítica y deseó rememorar que «convertir a una persona que piensa diferente a ti en tu enemigo es un salto muy grande», a lo que Segura puntualizó que cuando eso sucede «se crea un clima chunguísimo (…) este Guerracivilismo que estamos padeciendo ahora… (…) no quiero pensar en buenos y malos, vamos todos en el mismo barco». Por último, el comunicador del espacio bromeó con las consecuencias que esa charla estaría teniendo en Twitter: «Escuchad, es la cantidad de miles de tuits diciéndonos fascistas».