Paz Padilla descoloca al recordar el robo de su coche:

Este jueves Paz Padilla volvió a dejar de piedra a los espectadores y a sus compañeros de ‘Sálvame’ por un desafortunado comentario sobre un «fetiche» que tuvo en el pasado. El programa notificaba en riguroso directo el hurto a Sofía Suescun y Kiko Jiménez, que descubrían que su residencia había sido saqueada y su turismo sustraído mientras que gozaban de unas vacaciones en Ibiza.

La comunicadora no vacilaba en eliminar hierro al valor material del hurto y procedía a rememorar una anécdota que a ella le parecía de lo más amena. «A mí me robaron el coche. Me llamó la Unidad 4 de delitos de narcotráfico de Barcelona» narró. La policía se ocupó de tomar huellas dentro del vehículo para intentar localizar a los delincuentes. Lo normal, después, habría sido proceder a limpiarlo de los productos químicos de la investigación y la suciedad causada por los ladrones, mas no fue el caso de Paz.

«Al final estuve seis meses con las huellas dactilares, porque me daba un morbo…», desvelaba, dejando a los cooperadores de ‘Sálvame’ sin habla. Creyendo que no la estaban entendiendo, la cómica insistía: «Mi turismo lo birlaron. Atropellaron a gente con mi turismo y hubo fallecidos y todo… ¡me daba un morbo!«. Aunque las caras que compañeros como Belén Esteban eran un poema, no se percataba.

No limpió las huellas pues le daba morbo

La humorista prosiguió con su experiencia, resaltando de nuevo el morbo que le generaba llevar las huellas de los criminales marcadas dentro del turismo. «Tuve que ir a la Unidad 4 y aquello era como en ‘CSI’. Los cristales ahumados para no ver al que estaban interrogando, como en las películas. Aunque estaban ahumados de la suciedad», proseguía entre risas. Mientras, en las redes sociales no tardaban en despertar las críticas de los espectadores, estupefactos como los cooperadores de ‘Sálvame’ frente a la resolución de Paz Padilla de rememorar con humor un acontencimiento que tuvo víctimas mortales.