'Por 13 razones': Este ha sido el emotivo final de la serie con la muerte de uno de los protagonistas

Después de lo ocurrido en la tercera temporada, la cuarta empieza tras la trágica muerte de Monty en cárcel, donde se hallaba pues Clay y sus amigos le incriminaron por la muerte de Bryce Walker. Sin embargo, al instituto Liberty llega un pupilo nuevo, Winston, quien desea descubrir la verdad, puesto que era amigo de Monty y estaba junto a la noche que Bryce murió. Tras una temporada de investigaciones, el nuevo descubre la verdad cuando Alex le confiesa que él fue quien provocó la muerte. En ese instante, prefiere dejarlo estar cuando conoce los motivos por los cuales Bryce murió y no desea dejarse consumir por la venganza.

A lo largo de la cuarta temporada y tras ver la serie de trágicos acontencimientos que ocurren en el instituto, la dirección apuesta por fortalecer su seguridad a base de cámaras, detectores de metales y simulacros de atentados. Esto va a hacer que Clay empiece a tener serios problemas mentales que le llevan a protagonizar situaciones extremas y asistirá al psicólogo. El protagonista ha evolucionado y ya no es el muchacho tímido al que conocimos en la primera temporada, sino ahora se ha transformado en el líder de la resistencia estudiantil.

Esta última temporada se ha centrado en enseñar el paso de los adolescentes estudiantes de instituto a transformarse en jóvenes universitarios, tratando de contestar a esta pregunta: ¿se subsiste al instituto? Durante los diez episodios que conforman esta tanda final, Zack procura tener de nuevo una vida normal, Jessica trata de olvidar sus diablos por la muerte de Bryce, Alex redescubre su identidad sexual, Tyler procura dejar el tema de las armas, Tony recibe una beca para estudiar al unísono de boxear y deberá decidir si tomarla y con esto vender el taller, y Justin vive una situación frágil con las drogas.

La muerte de uno de los protagonistas

La muerte ha sido un tema muy primordial en ‘Por 13 razones’ durante sus 4 temporadas. A la de Hannah, que fue el detonante de ficción, le prosiguieron las de otros personajes primordiales. Los autores de la serie han querido que hasta en el instante final pudiese acontecer otro fatal resultado para ciertos personajes y de este modo ha sido. Justin muere tras contraer el SIDA, transformado en SIDA. Se inficionó cuando vivía en la calle y se prostituía con hombres por dinero, mas los síntomas ya están muy avanzados y no existe nada que los doctores puedan hacer.

Fantasmas en la graduación

Gran una parte de las tramas de la última temporada han ido dirigidas a la graduación que sucede en el capítulo final. En la liturgia, Clay da el alegato final y todos y cada uno de los personajes logran sus objetivos o bien aclaran sus ideas, como Zack, que logra trabajo como adiestrador en el Liberty de la liga menor y Tony, que tras dudar, termina admitiendo la beca.

Una vez acabado el acto, Clay se halla con el espectro de Justin y puede despedirse de él. «Imagino a personas y lo que les diría», le confiesa el protagonista, quien reconoce: «Todo mi dolor por Hannah siempre fue culpa mía. Me enamoro muy deprisa y quiero demasiado». Al echar la vista cara adelante, ahí está . Al otro lado de la sala. Clay y Hannah se levantan y se dirigen el uno al otro, mas a mitad camino, alguien le interrumpe a él.

Love is in the air

Cuando Clay pasea cara Hannah, una chavala le corta en el camino. Se presenta y le afirma que lleva por nombre Heidi y que van a ir a exactamente la misma universidad, y si bien no se ve nada, puede intuirse que empezarán una relación. Además, el amor triunfa asimismo para otros personajes: Tyler comienza a salir con la hermana de Monty, que se conocieron a lo largo del simulacro de atentado y, por su lado, Alex empieza una relación con un jugador del equipo del Liberty.

Enterrando las cintas para pasar página

Antes del final, la madre de Hannah decide devolver a Tony y Clay todas y cada una de las cintas que grabó su hija, puesto que el caso ya está cerrado. Toda la pandilla se reúne para sepultar la caja con las cintas y lo hacen en aquella ladera en la que Clay escuchó su cinta. Allí aparece otro espectro, el de Bryce, si bien tras una breve charla con Jessica, termina abandonando ese lugar descubriendo que ya no es su sitio.