Por qué debemos sentirnos orgullosos de nuestra televisión

A veces resulta angustioso ver cómo se llega a menospreciar a la televisión. Son muchos los que se muestran orgullosos de no verla, otros presumen de solo ver plataformas mientras que no son pocos los que defienden no hacer series, sino películas de ocho horas. ¿Por qué? ¿Por qué hay ese miedo a proponer que vemos televisión? ¿Por qué no acabamos de una vez por todas con estos complejos y prejuicios? ¿Por qué no se le da a la televisión el superficie que se merece? Ya va siendo hora. La televisión no es un electrodoméstico más de nuestros hogares, la televisión se ha convertido en un medio de comunicación fundamental a lo extenso de toda la historia, ha legado trabajo a millones de personas y es a diario la compañía de miles de espectadores. Demos a la televisión ese sitio que se ha ganadería. Presumamos de ella.

¿Algún imagina un confinamiento sin su compañía? Para muchas personas, la pequeña pantalla se ha convertido en la gran salvación en una pandemia que nos lo ha arrobado casi todo. Porque sí, en esos días en los que estábamos todos encerrados en casa pudimos entretenernos además gracias a nuestra televisión, gracias al esfuerzo de esos centenares de profesionales que se dejaron la piel por seguir sacando delante sus formatos. Porque no faltaron los concursos, talent-shows, realitys o magacines diarios; con ellos pudimos reír, emocionarnos y además pudimos evadirnos por unos minutos de una sinceridad que parecía un mal sueño. La televisión fue más importante que nunca y ahí quizás muchos se dieron cuenta de lo necesaria que ha sido para todos en estos tiempos.

Lo fue por lo que nos ayudó a evadirnos y además a informarnos. Y es que esa pequeña pantalla se convirtió en una gran ventana al mundo con la que entender prácticamente minuto a minuto lo que estaba pasando. Los servicios informativos de todas las cadenas fueron vitales para entender cómo avanzaba la pandemia y para conocer lo que sucedía en cada rincón del país; fue uno de los medios de comunicación por excelencia durante toda la crisis. Pero no pensemos que conseguirlo fue sencillo y es que no fueron pocos los trabajadores que lucharon por sacar delante a su medio en medio de una gran pandemia integral. Quizás ya es hora de felicitarles y agradecerles a ellos además el gran trabajo que han hecho este tiempo.

Una industria que ha conquistado a todo el planeta

Un trabajo que han hecho miles de personas durante y antiguamente de la pandemia y es que parece que a algunos se les olvida que la televisión es una gran industria en nuestro país. Otro motivo más por el que deberíamos estar orgullosos de ella. En España son muchos los profesionales que viven de nuestra pequeña pantalla y es que en las ficciones, programas e informativos y todo lo que rodea a estas producciones trabaja mucha masa que con su esfuerzo han conseguido que nos sintamos orgullosos de una industria audiovisual puntera en el mundo. Pongámosla de una vez por todas en su superficie, a la televisión y a todos ellos, a todos esos profesionales que a veces son menospreciados. Pongamos en valía su esfuerzo diario y mostrémonos orgullosos que ese talento ya ha enamorado a todo el planeta. Porque sí, nuestra televisión ya da la dorso a todo el mundo.

Un medio que nos ha acompañado siempre

En definitiva, presumamos de este medio que nos ha regalado miles de momentazos; ya sea en series con impactantes cliffhangers, bodas de ensueño, sorprendentes finales o momentos en los que era inalcanzable no plañir. O además en programas de entretenimiento, realitys y talent-shows en los que hemos vivido grandes actuaciones, enfrentamientos que nos han dejado pegados al televisor, emocionantes reencuentros o divertidos momentos con los que no hemos podido dejar de reír. Todo eso es nuestra televisión, la que nos permite soñar, divertirnos, emocionarnos y disfrutar. Esa televisión que nos ha acompañado en nuestra vida, desde correctamente pequeños cuando veíamos los dibujos animados hasta ahora, cuando nos emocionamos, informamos y reímos gracias a ella.

Esa televisión que siempre relacionaremos con algunos momentos de nuestra vida. Porque la vida son eso, momentos e instantes, y muchos de los mismos tienen poco televisivo detrás. ¿Por qué no cuidamos más a ese medio que tanto nos ha legado y que nos ha acompañado durante tanto tiempo?

Yo presumo de ver televisión en España

Ahora es el momento de seguir haciendo industria, de seguir haciendo televisión. De hacer producciones televisivas potentes y competitivas con las que demostrar lo que sabemos hacer en nuestro país y que acaben dando la dorso a todo el mundo. Que sean nuestro maduro orgullo, sin duda. Ahora es el momento de seguir luchando por la televisión, aunque sea en medio de una gran crisis sanitaria y económica integral; hay que seguir trabajando, reconociendo a los profesionales que trabajan en ella y reivindicando el talento que nace aquí. Ah, y hay que seguir soñando con lo que vemos, con esas ficciones que siguen emocionándonos y sorprendiéndonos y con esos programas que nos siguen dejando pegados a nuestro sofá; hay que seguir disfrutando de ella. Porque sí, nuestra televisión lo vale. Felicidades a todos y cada uno de los profesionales que han formado parte de ella durante tantos y tantos primaveras. Este día es vuestro.