Raquel Sánchez Silva, cuarta expulsada de ‘MasterChef Celebrity 5’: «Repetiría sin dudarlo»

Cada semana un candidato de ‘MasterChef Celebrity 5’ tiene que aseverar adiós a las cocinas del talent culinario más popular de La 1 y esta vez ha sido el turno de Raquel Sánchez Silva, que se convierte así en la cuarta expulsada de esta tiraje. La presentadora ha colgado el delantal entre lágrimas y agradeciendo al software la «oportunidad increíble» que le han entregado. «Repetiría sin dudarlo. ¡Volvería todas las ediciones si queréis!», ha asegurado Sánchez Silva antiguamente de renunciar definitivamente el plató.

Durante la despedida, Pepe Rodríguez ha querido retener por qué la extremeña aceptaba tan mal las críticas. Sánchez Silva ha explicado que no consideraba que fuera así, sino que cuando escuchaba comentarios negativos se sentía mal por no estar haciéndolo lo suficientemente acertadamente. «Era una carga de responsabilidad. Para mí era muy importante no fallarme ni a mí misma ni a vosotros [los jueces]», ha añadido la ya exconcursante, que además ha destacado que para ella ha sido «un honor» acaecer sido seleccionada como candidato.

Hasta ese momento, Raquel ha estado tranquilamente hablando con el magistrado en el sofá, pero su voz se ha quebrado y las lágrimas han comenzado a florecer cuando el chef manchego le ha pedido que mirase con destino a la salón, donde se encontraban todos sus compañeros. «Lo más duro es separarse de ellos», ha comenzado diciendo la de Plasencia. «Todos son increíbles, es el casting más espectacular del ‘Celebrity’… Sois amigos ya, os amo», ha dicho Raquel muy emocionada, que ha destacado que se lleva un gran amigo, Florentino Fernández, y que postura por Nicolás Coronado para hacerse con la conquista.

Una tinieblas agridulce

Aunque Raquel Sánchez Silva acabó la vestimenta siendo eliminada, lo cierto es que su tinieblas comenzó de forma muy diferente, pues se proclamó como la segunda mejor candidato en la primera prueba. Pero fue su mandato como capitana durante la prueba de exteriores la que hizo que tuviera que ir a asesinato y enfrentarse con el que había sido su equipo hasta ese momento. Sánchez Silva estuvo en la cuerda floja con Raquel Meroño y Josie, que fueron los peores a fanales del grupo en la última prueba. Finalmente, fue la extremeña la que tuvo que aseverar adiós tras no conseguir replicar correctamente el plato de Jordi Cruz.