Ricky se convierte en el primer expulsado de la villa al no encontrar una pareja de concurso

La primera semana de concurso de ‘Love Island España’ se ha cumplido. Mientras que algunas relaciones se van afianzando, otras saltan por los aires con la entrada de nuevos solteros a la villa canaria. Sin bloqueo, Cristina Pedroche se acercó con paso firme a la zona de hogueras para comunicar que ya era hora de cambios entre parejas y la primera expulsión de la tiraje.

La diferencia entre las expulsiones que se producen en ‘Love Island’ y otros espacios como ‘Supervivientes’ es que el manifiesto no decide quién abandona, o que todos se ponen de acuerdo para invitar a un compañero a cruzar la puerta de salida, como ocurre en ‘La isla de las tentaciones’. En este caso, son los propios isleños quienes van eligiendo pareja, pero, quien se queda solo, queda fuera de la competición.

A escasos días de su entrada en el reality de Neox, Ricky no ha conseguido enamorar a nadie, por lo que se convierte en el primer expulsado de la historia de ‘Love Island España’. La presentadora invitó a Bea a nominar y, tras dar sus razones, escogió a Saúl. A continuación, Celia se queda con Miguel, Carla con Jesús, Adele con Jovan, Yassmina con Jose y, finalmente, llega el turno de Fiona. La vasco-irlandesa tiene dos opciones: el isleño Moure o el soltero Ricky. Finalmente, se decantó por el primero.

Ricky se va contento, aunque sin premio

Pese a no suceder sido capaz de encontrar una afinidad más allá de una amistad, Ricky aseguró a sus compañeros que se iba «contento». Encima, hizo una curiosa consejo sobre lo que es el acto sexual: ese sentimiento no solo se encuentra en una pareja, sino que igualmente está en la amistad. ¿Veremos efectivamente vínculos sólidos entre ellos cuando termine la primera tiraje de ‘Love Island’?