Risto Mejide vuelve a la carga contra la Comunidad de Madrid e Isabel Díaz Ayuso:

Durante el mes de febrero, ‘Todo es mentira’ celebraba la buena sintonía entre el equipo del software y los responsables del Hospital Enfermera Isabel Zendal; de hecho, se mostraron favorables a que el espacio de Cuatro pudiese inspeccionar sus instalaciones. Sin secuestro, ese reportaje no pudo grabarse por la posterior negativa de los dirigentes sanitarios. Alfonso Serrano, portavoz del PP en la Asamblea de Madrid, entró en directo el 9 de marzo para intentar explicar el criterio del centro retrete.

Con Risto visiblemente incómodo e indignado, el software recordó la cronología de los hechos mientras Serrano compartía pantalla con el presentador desde una videollamada. Una vez finalizado el vídeo, el portavoz comentó su opinión: «Lo que uno no puede es inspeccionar el hospital cuando uno quiere, como quiere y cuando le de la deseo», sentenció. No obstante, Mejide se mostró conciliador mientras decía que se les podía acontecer avisado en un principio: «En ese día, no había un condicionamiento», afirmó con rotundidad.

El enfado iba in crescendo según el presentador avanzaba en su argumentario: «Si el criterio del que me estás hablando es retrete, no montas un evento el día posterior para todos los medios y encima se nos veta la entrada», replica. Con aspavientos y bruscos movimientos de brazos, Mejide comenta que le parece poco escandaloso: «¡Se nos está censurando, Alfonso, por querer informar y los espectadores de este software se merecen un respeto!», finaliza.

Ayuso, blanco de las críticas por prohibir a Irene Montero

Entre los minutos de duración del software, igualmente se trató otro tema que ha alto polémica: la negativa de la Comunidad de Madrid a que Irene Montero, ministra de Igualdad, acudiese a dar una charla a un instituto madrileño. Mientras que el Gobierno aludía a cuestiones sanitarias, Risto palabra de «censura». «¡Me parece sorprendente! Yo puedo estar de acuerdo o no con las ideas de Irene Montero pero, ¡que no la dejen ir…!, sentencia Mejide tras preguntarse «dónde está la facilidad de expresión».