Rocío Flores se rompe al hablar de Rocío Carrasco en 'Supervivientes 2020':

La convivencia en Honduras encara su recta final y los participantes de ‘Supervivientes’ se han abierto como jamás este martes 19 de mayo al cruzar ‘El puente de las emociones’. Rocío Flores ha pisado los escalones de la culpa, distanciamiento, arrepentimiento y perdón, reventando en lágrimas al rememorar sus inconvenientes familiares, desde la tutela de su hermano pequeño hasta el conocido distanciamiento con su madre, Rocío Carrasco.

«Hay algo de lo que me culpabilizo todos y cada uno de los días toda vez que me levanto, de una etapa de mi vida no haber podido estar con mi hermano cuando tal vez más me necesitaba. También me culpabilizo mucho especialmente cuando era pequeñísima y me debía hacer responsable de cosas que a lo mejor por edad no me correspondían, y ver que procuras que haya ese punto de cambio por el que viene tras mí y no lo logras… Para mí era desgarrador«, reconocía conmovida.

La hija de Antonio David Flores ha confesado que solicitaría perdón a su hermano y a su padre. «A lo mejor en la etapa más dura que hemos vivido en casa no supe estar a la altura. Soy muy contumaz y a lo mejor irme a la cama sin solicitarle perdón o bien sencillamente sin decirle que le quiero o bien darle un beso«, dejaba caer sobre su progenitor.

El distanciamiento con su madre, Rocío Carrasco, ha supuesto el punto fuerte. Un episodio que, reconoce, es «muy doloroso» recordar: «Llevar tantos años sin guardar relación con ella, el descalabro absoluto en todos y cada intento y el ver la relación que a lo mejor puede tener mi padre con su madre o bien la de mis amigas… Es muy doloroso pues el tiempo jamás vuelve. Eso duele, mucho. Tener un inconveniente y saber que tienes a tu padre, mas… ¿y la otra parte? Puedo dar gracias de que tengo a Olga, que es mi segunda madre, mas siempre y en toda circunstancia falta la otra parte…», ha reconocido.

Alguien le impide levantar el teléfono

En esa una parte del alegato, Carlos Sobera deseó saber si, a juicio de Rocío, había algo o bien alguien que impidiera a su madre levantar el teléfono. «Sí, lo pienso», aseguró la joven, involuntariamente apuntar a un culpable ni dar nombres. «Lo sabes tan bien tú, como yo, como todo el mundo», ha zanjado ante el interrogante del comunicador, dejando claro que a ella le agradaría un reencuentro: «Claro que lo deseo».

Antes de darle un abrazo, Lara Álvarez le preguntó qué palabra agregaría a otro escalón. «Echar de menos», dejó caer la superviviente, que aclaró los sentimientos sobre su madre: «Echo de menos a mi madre, es lógico, es mi madre. La echo de menos y la echa de menos mi hermano».