Rocío Flores tira de sarcasmo para cargar contra Rocío Carrasco, pese a afianzar que está «admisiblemente jodida»

La resaca que el mar de Honduras deja cada miércoles tras la radiodifusión de ‘Supervivientes’ termina por arribar a ‘El software de Ana Rosa’. Uno de los fichajes destino de la temporada es Rocío Flores, precisamente, para comentar el reality isleño. No obstante, el matinal de Telecinco le sirve como altavoz para apelar directamente a Rocío Carrasco, admisiblemente con lágrimas pidiéndole una citación, o admisiblemente cargando contra ella dando a entender que no es coherente con lo que hace.

Todo comenzó con un simple: «Quiero aseverar poco si me dejáis«, sentenció Flores cuando le preguntaron si estaba viendo ‘Rocío, contar la verdad para seguir viva’. «Se ha dicho que se eliminan merienda minutos del capítulo que me dedica para protegerme», prosiguió en su exposición con un tono de voz tembloroso. Exacto luego, comenzó la carga contra su matriz: «Cuando quieres proteger a tu hija, no haces un episodio hablando de tu hija, por lo tanto, lo de la protección lo pongo en duda«, sentenció poco titubeante.

Sin requisa, la hija de Antonio David Flores se dirigió a los responsables de La Industria de la Tele y de la propia sujeción para que emitan «el capítulo completo»: «Quiero escuchar el prueba completo de mi matriz«. La cosa no quedó ahí, pues siguió mostrando su más rotunda discrepancia con gestos de asombro e incomprensión en torno a su matriz: «Me parece irónico porque Rocío Carrasco ha encumbrado teléfonos para que ese tema no saliese y ahora ella es la que se sienta con sentencia en mano para departir de eso».

«El equipo médico le recomienda que no hable conmigo, pero sí delante de cuatro millones de espectadores… ¿Mi hermano además está metido en ese pack?», comentó a la vez que trataba de perseverar un tono de voz uniforme en su discurso. «No tengo miedo a nadie, no tengo nadie que ocultar. Yo sé lo que he vivido en esa casa y ahí me silencioso», remarcó de nuevo, preciso luego de explicar que no entendía las razones de que se omitan ciertas declaraciones, calificándolo como poco «cuestionable», cedido que el documental se rodó «hace un año».

Ana Rosa replica su argumentario

Mientras se aseguraba que Rocío Carrasco contaba «su verdad», Ana Rosa Quintana respondió con mucha calma: «Hay una verdad jurídica«. Delante este argumento, Flores volvió a repetir que ha sido su matriz quien se ha sentado «sentencia en mano a contarlo todo». Junto a destacar que la forma de expresarse, con cierto nerviosismo y arrogancia para algunos espectadores, motivaron que la presentadora le recordase que en días previos, ha estado «destrozada».

«Para mí no es agradable, pero siquiera tengo que contarle a todo el mundo que estoy admisiblemente jodida. No todo vale, pero que cada uno diga lo que quiera», respondió. Sea como fuere, Alessandro Lecquio quiso romper una alabarda a cortesía de la exsuperviviente: «En el momento de los hechos, esta mujer era una pupila y no se le puede fallar por lo que hizo una pupila«.

Con gestos de afirmación y denegación, Rocío Flores asegura que «mantiene el llamada» que hizo a su matriz, aunque aquella vez fue entre lágrimas. «Cuando tú creas, te sientas preparada y quieras.. No sé, ya no me llames ni a mí, claridad a tu hijo por lo menos«, sentenció Flores visiblemente cansada y resignada, pero no con un rostro que pueda avanzar un acercamiento.