Rosa María Mateo defiende la labor de RTVE durante la pandemia:

Tras un minuto de silencio dedicado a las víctimas de la crisis del coronavirus, la administradora única temporal de RTVE, Rosa María Mateo, ha procedido a contestar a las preguntas planteadas a lo largo de la Comisión Mixta de Control Parlamentario de la Corporación RTVE y sus Sociedades festejada en el Senado en el mediodía del martes 26 de mayo. Durante la comparecencia, la ejecutiva del ente público ha protegido reiteradamente la neutralidad de la corporación que regenta, sobre todo a lo largo de la difícil pandemia de COVID-19.

La mayor una parte de las críticas al servicio público han procedido del ámbito alineado a la derecha, que ha puesto en duda la ecuanimidad informativa de RTVE. Esas protestas han sido las más rebosantes, siendo la primera de ellas emitida por Guillermo Díaz Gómez (Ciudadanos), a la que Mateo ha contestado rotundamente. «En estos instantes es básico el papel de una T.V. de servicio público. Tanto como Partido Popular y Vox se han ofuscado con que la T.V. pública ha atacado a la Comunidad de Madrid. Hemos tenido un inconveniente con esto y creo que no es cierto,» apuntaba la administradora, averiguando en la manera de escoger quién aparece en pantalla: «Se elige a los analistas con criterios profesionales y aplicando siempre y en toda circunstancia el criterio del pluralismo. Se han abordado todos y cada uno de los temas controvertidos, afectasen al Gobierno central o bien a los autonómicos, y se ha dado voz a todas y cada una de las fuerzas políticas

«Hemos sido eficientes pues desde este medio se ha buscado siempre y en toda circunstancia la claridad en los contenidos para dar contestación a las preocupaciones específicas de los ciudadanos. Incluso hemos elaborado espacios dedicados íntegramente a contestar las dudas de la audiencia en materias como las medidas sanitarias o bien las de carácter laboral aprobadas por el Gobierno. ¿Que nos hemos podido confundir y cometer fallos? Sí, señoría. En cinco.000 horas de trabajo hemos cometido 3 errores,» aseveraba Mateo, que más adelante solicitaba perdón por el empleo de las imágenes del expresidente Mariano Rajoy en el programa ‘Aprendemos en casa’ como unos ejemplos de incongruencia lingüística.

Peticiones de dimisión

La mayor tensión llegó de la mano de los intervinientes de Vox, Manuel Mariscal Zabala y Víctor Manuel Sánchez del Real, que han acusado a RTVE de ser un «altavoz mediático» del Partido Socialista Obrero Español y de cooperar con el Gobierno para «desprestigiar a la oposición». «En nuestro último estudio de imagen, el conjunto RTVE está a la cabeza de las cadenas más valoradas. Nos consideran la cadena más respetuosa y además de esto baja la percepción que tienen los españoles sobre la instrumentalización, el partidismo y la politización en La 1. El público valora nuestra independencia, mas ya sé que los datos no interesan completamente para nada. Ustedes atacan en público a esta empresa y engañan sobre nuestro trabajo y lo hacen aun en nuestros canales cuando son entrevistados por nuestros cronistas,» argüía Mateo aferrándose a la pluralidad: «RTVE defiende a rajatabla la libertad de expresión y respeta de manera profunda las creencias, si bien esta administradora no las comparta, se lo aseguro. RTVE no desacredita ni a su partido ni a ningún otro.»

Tras ver equiparada RTVE con ‘Aló presidente’, el programa propagandístico de Hugo Chávez, y definida como una empresa «al servicio de una pandilla de pijopobres», Mateo se mostró concluyentes. «No puedo aguardar otra cosa de . La palabra España les llena la boca, mas es lo único que les llena la boca. No es cierto nada de lo que ha dicho,» afirmaba la ejecutiva, respondiendo asimismo a las acusaciones de que el ente público posiciona a Vox en la ultraderecha: «Es una cosa que no comprendo. Cuando alguien es de extrema izquierda, lo afirma, si son de extrema derecha puesto que van a ser de extrema derecha

En cuanto al Partido Popular, las resoluciones que más ha criticado han sido las de dar luz verde a la serie ‘Diarios de la cuarentena’, no enseñar el crespón negro como luto a lo largo de la crisis o bien la permanencia en el puesto de la propia Mateo, solicitando su renuncia en reiteradas ocasiones. «No voy a presentar mi renuncia hasta el momento en que decidan quién va a regir Televisión Española,» sentenciaba la administradora temporal, acusada de «títere» y de fomentar una «manipulación maligna», ante lo que aseveraba que «la neutralidad informativa está en el ADN de RTVE», aportando una comparativa para proteger la naturaleza del servicio público frente a las críticas a los datos de audiencia: «La T.V. pública no está para hacer competencia a las televisiones privadas. Igual que la sanidad pública no debe competir con la privada y que la educación pública no debe competir con la privada.»

Un lapsus espantoso

Aparte de contestar a las acusaciones expuestas anteriormente, Mateo ha protegido el papel de la cultura en tiempos inciertos: «La cultura siempre y en toda circunstancia ha sido el pato feo, pues el futbol siempre y en toda circunstancia está por delante y la cultura por detrás. Lo único que podemos hacer por ella es propagarla.» Además, cuestionada sobre el futuro de la inversión de RTVE en proyectos audiovisuales, la administradora ofrecía una interesante actualización: «RTVE está valorando acrecentar el volumen de financiación, en la medida de lo posible, para contribuir a que un mayor número de proyectos puedan desarrollarse.»

Acerca de la campaña de determinados ámbitos a la tarea de RTVE, traída a colación por Eduardo Fernández Rubiño, representante de Más Madrid, Mateo no ha tenido dudas en el momento de patentizar su procedencia: «Cualquiera que venga, si no ha sido designado por los partidos de la derecha, proseguirá padeciendo esta crítica continuada, por decirlo de alguna manera.» Y, ante todo -y tras tropezarse con un lapsus con el que se refería a RTVE como Radio Televisión Espantosa-, la líder de la corporación pública ha esgrimido los 2 pilares de su administración a lo largo de la crisis del coronavirus: «Resguardar del COVID a sus trabajadores y sostenerse como servicio público