'Sálvame' se transforma en 'El diario de Patricia' para destapar los fraudes de Avilés

El espíritu de ‘El diario de Patricia’ ha resucitado este viernes en ‘Sálvame’ con la última ocurrencia del programa. Jorge Javier Vázquez abría la entrega de esta tarde con ‘El diario de Avilés’, una ocurrente forma de abordar los abundantes fraudes y pufos que habría ido dejando José Antonio Avilés durante su vida.

El comunicador iba presentando a los perjudicados por los supuestos timos de Avilés tal y como si de los convidados del talk espectáculo se tratasen. Interviniendo mediante diferentes pantallas en vez de sentados en los conocidos sillones de colores iban contando sus experiencias Javier, Rubén, José Tena y Paco, 4 hombres que habrían sido engañados por el concursante de ‘Supervivientes 2020’ con promesas de negocio y falsas influencias.

Para esta apertura tan nostálgica ‘Sálvame’ ha usado el grafismo y la sintonía original de ‘El diario de Patricia’, lo que llama la atención por el hecho de que fue un programa que emitió Antena tres. Durante diez años, entre 2001 y 2011, se transformó en uno de los grandes navíos de la cadena y en un contrincante a batir para Telecinco. Jorge Javier se ha mostrado encantado con este singular y ha mandado un saludo a Patricia Gaztañaga, comunicadora original del espacio. «Coincidimos en la otra cadena hace la tira de años», recordaba.

Las presuntas estafas de Avilés

Lejos de recobrar el programa de testimonios, semeja que este guiño a ‘El diario de Patricia’ se va a quedar en otra de las ocurrencias anecdóticas de ‘Sálvame’ como ya fuera el singular dedicado a la era dorada de Marbella, emitido a fines de verano de 2019. Es, sencillamente, una forma más de explotar las presuntas estafas del supuesto periodista que son abordadas en las tardes de Telecinco.

Rubén, uno de los convidados de ‘El diario de Avilés’, explicaba que el superviviente le debe 80 euros de un piso que arrendó en su agencia de viajes. Javier asegura que no le pagó una senda a caballo por Córdoba valorada en 427 euros que Avilés habría gestionado usando el nombre de ‘Sálvame’. El fotógrafo José Tena fue contratado por 150 euros para hacerle unas fotografías a la llegada de un acontecimiento tal y como si de una enorme estrella se tratase, cantidad que tampoco habría pagado. Por último, Paco se gastó un pastizal en invitar a Avilés mientras que este le prometía que podría dirigir una herencia formada por 19 millones de euros y múltiples fincas.