Saray explica por qué abandonó la final de 'MasterChef 8' insultando a Jordi Cruz

Dos meses tras presentar su «perdiz moribunda», como misma la define, Saray Carrillo prosigue dando que charlar. La concursante más polémica de ‘MasterChef 8’ ha concedido una entrevista al programa de radio Xtra Morning, en la que ha repasado su paso por el talent y ha explicado por qué desapareció de la final que proclamó ganadora a Ana Iglesias.

El programa citó a todos y cada uno de los concursantes para arropar a los finalistas, mas apenas se vio a Saray unos segundos al entrar al plató. Según la cordobesa, todo tiene una explicación: «Vi que habían manchado mi imagen mucho y les afirmé a la productora que de alguna forma se desdijese. Me afirmaron que iba a charlar con los jueces y también hicimos aparentemente las paces, mas eso no se emitió«, ha dejado caer.

La bomba reventó cuando Jordi Cruz, Samantha Vallejo-Nágera y Pepe Rodríguez valoraron a Ana Iglesias, al final vencedora. Saray asegura que Jordi Cruz equiparó a las dos concursantes: «A mí me tiraban por tierra», apunta. Después llegaron los insultos: «Le afirmé ‘tú qué deseas, payaso, qué deseas conmigo'». Se me fue la pinza», ha reconocido la andaluza.

La cosa no fue a más por el hecho de que misma decidió desamparar el plató. «Desde la grada le comencé a decir cosas a Jordi y me largué. No iba a dejar que se me diera caña asimismo en el último programa. A mí no me debes echar por tierra, enano, playmóbil», ha dedicado Saray al chef, a quien semeja que no excusa.

También ha denunciado ser víctima del veto de la productora Shine Iberia, que conforme su versión habría dado indicaciones expresas al resto de participantes. «Mantengo contacto con ciertos compañeros, si bien desde la productora del programa se le ha prohibido a los concursantes que me hablen, han ido llamando a uno por uno a fin de que no me charlen ni me etiqueten en fotografías. Me han vetado plenamente», ha zanjado.

«Fue un suicidio televisivo»

Saray ha explicado por qué razón hizo verdaderamente el renombrado plato con la perdiz entera y solo 3 tomates encima. Estaba «harta» de aguantar las supuestas preferencias en los análisis de los jueces. Después de recibir «palo tras palo», explotó: «Me volví ida (…) El día de la perdiz tuve una discusión realmente fuerte con Teresa, me dio un ataque de ansiedad que eso no se emitió. Me quité el delantal y afirmé me a tomar por culo Masterchef, me piro de acá, mas me hicieron entrar por el hecho de que tenía contrato». Con la perdiz, asegura, «me iba seguro, fue como un suicidio televisivo».

La cordobesa ha calificado a los jueces como «muñecos de cera» y critica el funcionamiento del talent: «Son valoraciones de pinganillo, nada es de verdad», ha atizado. Sobre la presunta filtración de los ganadores con una captura de Instagram, ha negado rotundamente que ella fuese la responsable. «Yo eso no lo he filtrado ni de broma. Se han portado como perros conmigo, mas no soy tan imbécil de decir quién son los ganadores y encima tener que pagarle una multa de 100.00 euros«, ha meditado.