Saray explota contra 'MasterChef' y los aspirantes:

La octava edición de ‘MasterChef’ se ha transformado en la más polémica hasta la data de la historia del talent espectáculo. En su séptimo programa sorprendía al decidir no repescar a ninguno de sus exaspirantes y darle el delantal blanco a un partícipe del casting final. Sin embargo, la mayor polémica viene aún de la mano de Saray y su enfrentamiento con Shine Iberia.

La andaluza efectuó un directo en su cuenta de Instagram en la que, sumida por un fuerte lloro, se defendía de aquellos que critican su actuación en el programa y la tachan de bicho: «No sabéis la verdad, lo que yo he pasado y he vivido». La exaspirante aseguraba que no había faltado a las 28.000 personas que se presentaron al casting como le había reprochado: «Ellos me cogieron a mí a sabiendas de que no sabía ni freír un huevo (…). Me metieron por transexual. El respeto lo han faltado que se han pasado por todo el coño el casting de cocina y han ido eligiendo a los que han querido».

Pero acá no terminaron las críticas de la educadora social. Es más, volvió a verter información que destapaba el funcionamiento de ‘MasterChef’. «Son valoraciones de pinganillo. Allí están buenas o bien malas las cosas conforme afirmen desde arriba«, revelaba. Además, asimismo conminaba con contar «el secreto gordo» que de hacerlo «se cagaba la perra». La guerra entre los dos bandos es más que evidente y en la pasada noche del 25 de mayo, ‘MasterChef’ compartía una publicación en Instagram en donde agradecía a los exaspirantes su trabajo en la repesca. A todos menos a Saray, quien no aparecía en las fotos.

Contra sus compañeros

Pero Saray no tiene solo palabras contra el programa, sino más bien asimismo contra sus compañeros. «Son unos vendidos de mierda, me han pisado a mí con tal de chupetear trasero en el programa por el hecho de que se piensan que los llamarán de algo. Se piensan que los meterán en un programa de La 1 y en la mierda los meterán», soltaba.

A continuación, volviendo a saltársele las lágrimas, agradecía que todo hubiese salido a la luz: «Todo se ha demostrado: Juana es la portera de la estilista del programa, que la ha conectado ahí por toda la cara; Luna asimismo conoce a la gente de Televisión Española y ha trabajado en series de Televisión Española, otra conectada por toda la cara por el hecho de que no sabía ni cocinar», explicaba. «A la de silla de ruedas (Sonsoles) la metieron por el hecho de que iba en silla de ruedas. ¿Si no piensas que la meterán si no sabía cocinar? Si el día que me pusieron como un harapo por el hecho de que hice un batido y unas galletas, hizo una tarta que era como un vómito que daba asco hasta verlo por televisión y se lo comieron», espetaba de su compañera.

Sus excusas en la repesca

Con motivo de la celebración de la repesca, exactamente el mismo día que se emitió el programa, Saray compartió en su cuenta de Instagram una publicación al lado del resto de exaspirantes. En , aprovechaba para criticar nuevamente a sus compañeros, mostrándose muy dolida con lo que vio al salir del programa. «La repesca lleva grabada 4 meses ya. Que ciega estaba ahí y pensaba que eran mis amigos. Esta noche vais a ver qué imbécil fui, creía que ciertos me querían como yo a . Incluso me conmoví y lloré al verlos. Menos mal que me he dado cuenta de la clase de persona que son la mayoría: falsos y embusteros«.

Semanas tras su expulsión y mucho antes que saltara toda la polémica con la emisión de tal programa, Saray retornaba a las cocinas para enfrentarse a la repesca. En , aseguraba mostrarse muy arrepentida de las formas en las que se fue, presta a batallar por un último cocinado con el que redimirse: «La forma en la que me fui de acá… Me arrepiento tanto de ser tan imbécil… Me dio como una embolia mental«, se excusaba mientras que lloraba.