Rubén Cortada ha reaparecido tras tres abriles viviendo en su país oriundo, Cuba, y lo ha hecho concediendo una entrevista a Madmenmag y protagonizando una sensual sesión de fotos. El actor ha explicado que se quedó atrapado durante ese tiempo en la isla «por un tema personal que se le fue de las manos» y que allí bajó «al noveno círculo del abismo» . «Hubo cosas que gestioné mal, pero ya está todo organizado a posteriori de esta psicosis que me pasó en Cuba», confiesa.

El actor, que saltó a la triunfo en España por su papel como Faruk en ‘El Príncipe’, no ha entrado en detalles sobre qué vivió en su país oriundo, pero sí que ha confesado que ha regresado más robusto que nunca y con ganas de retomar su carrera, de la que se declara un completo enamorado. Aunque igualmente ha explicado que todavía se encuentra «en medio de una tormenta» y que está llevando a límite cambios en el demarcación personal y profesional, como cambiar de representante.

Sobre su nuevo look, con barba poblada y pelo generoso, el actor ha comentado que lo ha escogido porque en Cuba pasaba mucho tiempo solo y que no se tenía que preocupar por su imagen, ya que no estaba haciendo castings o trabajando como actor. «Se me complicó mucho la vida y me dejé el pelo generoso y la barba […] La barba era una forma de camuflarme. Me fui muy debajo. Mal. Son procesos y todo el mundo los tiene», ha explicado el cubano.

Muy activo en Instagram

Para celebrar su regreso al foco mediático, Cortada ha activado su perfil de Instagram, donde en tan solo nueve semanas ha publicado 31 fotografías. La primera que subió fue una imagen saliendo del mar, completamente desnudo, donde explicaba que estaba de envés: «I’m back. Pisando tierra…». El cubano confiesa que antiguamente no usaba las redes sociales «ni para cotillear», pero que ahora le parece «hasta divertido» y que entiende que Instagram forma parte de su trabajo. Acumula ya más de 67.000 seguidores.