«Si no rectifican sus bulos, pediremos amparo a la Neutralidad»

La polémica saltaba el pasado lunes 26 de abril. En una entrevista en Condena Ser, Pablo Iglesias, candidato a las elecciones para la Comunidad de Madrid, advertía del peligro de que periodistas como Ana Rosa Quintana difundieran bulos en un software líder de audiencia. La presentadora contestaba al exvicepresidente, tildándolo de «fascista», al señalar «al que no piensa como él». En la misma mesa, Eduardo Inda aprovechaba para convocar «memo» al político. Recientemente, el de Unidas Podemos ha respondido a estos calificativos.

«Esta mañana, Ana Rosa Quintana volvía a difundir el bulo de que el responsable de las residencias de ancianos en Madrid era yo, y no la señora Ayuso», decía Iglesias en un vídeo en su cuenta de Twitter. En él, el exvicepresidente hacía referencia a que esos bulos estaban detrás de las amenazas de asesinato que habían recibido tanto él como varios de sus familiares. «Ana Rosa sabe perfectamente que las competencias eran de las comunidades autónomas, pero aunque lo sabe, insiste en mentir».

El político desvelaba que su partido había «pedido formalmente una rectificación a Mediaset por seguir difundiendo esta mentira». Iglesias aseguraba que, de no darse esta rectificación, pedirían «amparo a la razón». «Si desde un software de máxima audiencia se miente y se vierten insultos y descalificaciones personales contra un responsable político, ¿cómo puede sorprendernos que luego determinado pase de las palabras a las amenazas, o de las amenazas a las agresiones?«, preguntaba el político.

Pablo Iglesias contra Eduardo Inda

El candidato a las elecciones madrileñas por Unidas Podemos todavía nombraba en su vídeo a Eduardo Inda, colaborador de ‘El software de Ana Rosa’ y director de OKDiario. El político hacía relato a los insultos que este había referido contra él, por otra parte de recapacitar que Inda estaba «condenado por mentir, y la Fiscalía pide un año de prisión a uno de sus periodistas» por el acoso al que había sometido tanto a Iglesias como a sus hijos, todos ellos menores de vida.