Sofía Suescun detalla la angustia que sintió al descubrir que les habían robado en casa

Mientras disfrutaban de unos días de desconexión en Ibiza, unos ladrones aprovecharon para entrar en casa de Sofía Suescun y Kiko Jiménez. Este fue directamente a Telecinco al aterrizar a Madrid, mientras que ella fue la que se encontró la casa patas hacia lo alto al presentarse. La indeterminación del 11 de julio, Sofía Suescun acudió a ‘Sábado deluxe’ para relatar cómo vivió ese momento y desvelar el valencia de todo lo robado. Además, recuerda como una pesadilla no encontrar a sus gatos, quienes por fortuna aparecieron minutos luego.

«Está claro que nos tenían controladísimos, que sabían todos los pasos que íbamos a seguir, que esos cuatro días tenían rienda suelta para hacer lo que quisieran y ese es el miedo que tengo todavía», confiesa la invitada que asegura sentirse ahora en su casa «muy controlada y muy vulnerable». Suescun ha querido corresponder todo el trabajo de la Guardia Civil, así como el de la Policía Judicial, que «han tomado huellas de todo lo que han podido tocar y han encontrado varias pistas muy evidentes».

Al presentarse casa, ella entró echando las vueltas de la puerta con total normalidad pero al entrar ya se dio cuenta de que lo que estaba ocurriendo no era lo corriente en categórico. «Me asombra no haber tenido miedo en ese momento porque entré hasta el final por toda la casa. Imagínate que ahí hay una persona con un arma, ni siquiera lo pensé del shock que tenía», explica.

Rajan el colchón y se llevan bragas usadas

«Yo estaba agobiadísima», recuerda Suescun, quien es ese momento lo que único que hacía era lloriquear y patalear. Acudió a su vecino y este le avisó que su coche no estaba. «Han salido con el coche y tiene geolocalizador. Han dado con el coche y van a dar con todo. Lo raro es que no se han llevado el ordenador». En total, calcula que se habrían llevado 200.000 euros en joyas, bolsos, zapatos, objetos de valencia y boleto en efectivo.

Sofía Suescun reconoce que «ha sido todo de película» y, entre los detalles, cuenta que «abrieron hasta el frigorífico y cogieron la tarta que mis fans me regalaron». Además, rajaron todo el colchón por si hubiese boleto en efectivo interiormente. Además, incluso añade que «el cubo donde yo tenía la ropa sucia estaba vacío y yo recuerdo que había tres bragas. Se las han llevado y no sé para qué».