Sonsoles Ónega ('La casa fuerte'):

Justo cuando se cumplen un par de años del estreno de ‘Ya es mediodía’, Sonsoles Ónega comienza como comunicadora de realities y se pone al frente de ‘La casa fuerte’. La cronista no ha dejado de medrar en este tiempo, pasando de ser reportera en ‘Informativos Telecinco’ a contar con su espacio en la franja matinal de la cadena, atreverse con contenidos más atrevidos en la sección ‘Fresh’ y, por último, lidiar con todo género de personalidades en el nuevo reality espectáculo que ocupará la parrilla de Mediaset España este verano.

«No creo que sea un premio a la consolidación de ‘Ya es mediodía’, lo veo más como una oportunidad», explica Sonsoles Ónega en esta entrevista concedida a FormulaTV. Tras medrar de un 11,2% de media en su primer año a un 13,4% en el segundo, ahora le toca probar su buen hacer en el prime time con las galas dominicales de ‘Ya es mediodía’. Visiblemente ilusionada, la comunicadora opina sobre el diferente casting de concursantes y examina la furiosa evolución televisiva que vive desde el instante en que le plantearon ocupar las mañanas de Telecinco.

¿De qué forma te sientes frente al estreno de ‘La casa fuerte’?

Con muchas ganas, pendiente frente al formato de este nuevo reality. Es totalmente novedoso y diferente a lo que hasta el momento hemos visto en Telecinco. Tengo ganas de dejarme asombrar asimismo con ‘La casa fuerte’. Yo creo que va a asombrar mucho, no solo a los concursantes sino más bien asimismo a la audiencia, y me sumo con la mirada nueva a esas sorpresas. Al ser un reality nuevo los concursantes no conocen la activa y no pueden ir con estrategias preconcebidas. Eso dará mucha lozanía al formato.

‘La casa fuerte’ lo mismo puede aparecer en la sección ‘Fresh’ de ‘Ya es mediodía’ que en la de política y actualidad, por el hecho de que habrá latrocinios y ataques a cajas fuertes…

(Risas) Sí, el pasado día justo se me fue la mirada a un libro sobre Bárcenas que tiene por nombre «La caja fuerte». También está Casa Fuerte, el marquesado de Cayetana Álvarez de Toledo. No había pensado en esta vertiente del título del programa, que me chifla a propósito, mas ciertamente me lo han servido en bandeja.

Al ser un reality nuevo los concursantes no pueden ir con estrategias preconcebidas

Es el primer reality al que te encaras como comunicadora, supone un nuevo reto y cambio de registro en tu carrera.

Sin duda. Es un reto profesional enorme por el hecho de que me acerco de primeras a un formato nuevo, un formato de entretenimiento en una cadena que lo hace tan bien y con un equipo que despilfarra talento. Probablemente esa sea mi red, conque voy a entregarme en cuerpo y ánima a lo que ordene la productora con todas y cada una de las ganas de aprender, con ilusión y con algo de vértigo. Al final no está mal tener vértigo por el hecho de que te hace ser prudente. Tengo ganas de comenzar.

¿Cuesta sostener en secreto las novedades que te van adelantando?

Lo he ido viviendo al mismo ritmo que los espectadores de los programas de Telecinco en los que se han ido desvelando los concursantes. Cuando anunciamos a Yola Berrocal me enteré prácticamente al entrar en plató.

Y defendiste que tiene un cerebro refulgente.

(Risas) Oye, es una mujer inteligente, una mujer polifacética. Yo creo que nos dará… iba a decir minutos, mas no, horas, horas de entretenimiento. Tengo ganas de conocerla y tratar con ella, igual que con el resto. Con el único con el que tengo algo más de relación profesional es con Iván González por el hecho de que ha sido cooperador del ‘Fresh’. Luego se fue a Italia y ahora ha vuelto, y me hace una ilusión tremenda.

También te has enfrentado ya a los bailes de Maite Galdeano, ¿de qué forma te quedaste?

Se ha interpretado como que me sacó los colores, mas no. Me sorprendió el arte que despilfarró allá en plató. Me hizo mucha gracia. No la conocía, la verdad, y me semeja una mujer que en este reality tendrá la ocasión de ahondar en la relación con su hijo. La conocemos más como madre de Sofía y menos como madre de Cristian, vamos a ver de qué forma da si. Hay 2 madres muy potentes, por el hecho de que a Juani tengo asimismo muchas ganas de echármela a la cara.

¿Has podido charlar con tus compañeros, Jorge Javier Vázquez y Nuria Marín?

Con Jorge charlé bastante cuando fui a presentar el programa a ‘Supervivientes’, y con Nuria coincidí el pasado día grabando la promo. Jorge es un profesor, me afirmó «no vas a querer hacer otra cosa en la vida, ya verás cuando te subas a los realities». Derrocha pasión, fuerza y es un fenómeno. A Nuria la conozco menos mas me semeja una compañera fabulosa asimismo, he coincidido con ella por los corredores de la tele mas, si te digo la verdad, no hemos tenido ocasión de charlar mucho.

Jorge Javier afirma que cuando comience en los realities no querré hacer otra cosa

¿Crees que presentar ‘La casa fuerte’ es un premio al hecho de que ‘Ya es mediodía’ se ha afianzado realmente bien en su franja?

No lo sé, creo que es una interpretación. El premio de que ‘Ya es mediodía’ se haya afianzado es continuar día a día, conque no creo que sea un premio. Lo veo más como una ocasión, tras más de un par de años haciendo ‘Ya es mediodía’ y tratando con personajes de realities en esa parcelita pequeña mas indispensable que es el ‘Fresh’.

Hablamos contigo hace un año y nos afirmaste que cuando introdujisteis esa sección del ‘Fresh’ te dio vértigo, y ahora mira, vas a presentar un reality, que es entretenimiento puro.

Ya te digo. Veo que me repito mucho con lo del vértigo (risas). Es verdad que acostumbra a ser una sensación que me acompaña toda vez que hago algo nuevo, debe ser parte de mí. Me daba temor charlar de personalidades que no conocía, de exactamente la misma manera que me dio temor el primero de los días que llegué al Congreso de los Diputados y debí hacer un directo con políticos que no conocía, o bien con jueces cuando hacía crónicas de Tribunales. Lo ignoto me genera mucho respeto y, cuando incorporamos el ‘Fresh’, sentía ese temor a tener un comentario muy inoportuno o bien a no estar muy puesta en las trayectorias de los personas. Con el tiempo te percatas de que te marchas familiarizando con cada uno de ellos de ellos como ocurre en otra parcela de la información.

¿Te preocupan los comentarios y prejuicios de quienes desdeñan la diversión?

En principio, no. Lo que no me agrada es la crítica malévola y el insulto descarnado. Yo leo las redes sociales, no limito mi acceso por temor a que me destrocen. Lo leo todo y supongo que va a haber quien crea que no es una evolución positiva. Yo sí lo creo por el hecho de que creo que todo en TV es comunicación y se comunica en todos y cada uno de los formatos posibles. Se hace en la calle, en un magazine y en un reality. Con esa apertura de miras afronto esta ocasión profesional. Ni me marcho a reinventar, ni podría hacerlo por el hecho de que una es la que es, con alguna virtud y, desde entonces, con mis defectos.

Cambiando de tercio, ¿de qué forma has vivido el servicio que habéis hecho desde ‘Ya es mediodía’ a lo largo del confinamiento el coronavirus?

Ha sido duro personalmente por temor incesante al contagio. Veías las urbes vacías, los comercios cerrados y tu vehículo por la M-40 yerma y te daba un tanto de temor. Dicho esto, profesionalmente nos hemos sentido ese servicio esencial decretado por el Gobierno. La TV ha estado encendida a lo largo de todo el confinamiento, hemos llegado a los hogares españoles con mucho orgullo. En esas casas donde solo viven ancianos la TV es esa compañía precisa.

También creo que hemos hecho un ejercicio esencial en todos y cada uno de los programas de la cadena, sobre todo en los de actualidad, por distinguir los bulos de la información estricta. No son ninguna novedad, en el pasado la información te llegaba en la línea del teletipo y, ahora, transcurre por un montón de autopistas que en ocasiones nos cuesta supervisar, sobre todo los teléfonos móviles. Ha requerido un esmero extra por distinguir lo bueno de lo malo, lo que merecía la pena ofrecer al espectador y lo que no.

Por otro lado hemos sido muy pesados con los médicos y sanitarios, que bastante tenían con taponar la hemorragia de la epidemia para además de esto atender a la TV, mas lo han hecho y eso nos ha tolerado ofrecer testimonios de calidad, que han sido fundamentales por el hecho de que hemos vivido meses de muchas incertidumbres y eso ha generado mucha falta de confianza en el ciudadano. Estamos felices de que no se hayan cerrado los platós, sino más bien todo lo opuesto, que hayan estado abiertos con todas y cada una de las medidas de seguridad, con esa cosa de saber que es preciso para el ciudadano.

Trabajar a lo largo del coronavirus ha sido duro personalmente por temor incesante al contagio

También habéis cumplido con esa parcela de entretenimiento, al comienzo menos mas entonces se ha ido propagando, y has tenido tu trama como personaje secundario del caso Merlos-Alexia-Marta. ¿De qué forma lo has vivido?

(Risas) El «Merlosdrama», como lo bautizamos en ‘Ya es mediodía’, ha sido un espléndido culebrón de personajes reales sin guion por el medio. Es de estas cosas que ocurren y no acabas de dar crédito en el momento en que te llegan. Ellos 2, Marta y Merlos, al comienzo ofrecieron explicaciones y estuvo realmente bien por el hecho de que tuvo continuidad, no se quedó solo en un frame robado de un canal de YouTube. Ha sido el tema más trasversal del confinamiento, me ha preguntado todo el planeta, te afirmaré que asimismo algún amigo político que conservo. Sobre todo si era un montaje, si estaba preparado… y no, la vida es de esta manera de fantástica.

Yo me siento un tanto madrina de la relación por el hecho de que los cogí mirándose un día con ojos golosos en el plató y afirmé «aquí hay tomate». Me ha dado pena personalmente que hayan roto por el hecho de que son 2 personas a las que cariño mucho, mas nos han dado instantes televisivos fantásticos.

Acabas de lanzar novela, «Mil besos prohibidos», y tienes pendiente la adaptación televisiva de «Después del amor» en Mediaset, ¿de qué forma va la cosa?

Si te digo la verdad, está parado. Toda la producción audiovisual está parada, poquito a poco se marchan haciendo cosas. Por eso, que nazca un reality es una buena nueva para la industria. De instante, creo que la adaptación de «Después del amor» está en paréntesis y no sé qué pasará, lo cierto es que no lo he preguntado. Ahí me coges.

¿Y de qué forma sacas tiempo para, aparte de todos tus proyectos televisivos, publicar «Mil besos prohibidos»?

Tardo mucho en redactar los libros. Con este comencé en 2017 y se publica este año. Me tomo mi tiempo para redactar y también intento ser disciplinada con la literatura, no hay otra forma de hacerlo. También hace falta alguna dosis de sacrificio, le hurto tiempo a la vida social por el hecho de que sino más bien no se puede todo. Pero bueno, eso de «sarna con gusto no pica» es enteramente cierto.

Muy bien. Enhorabuena y mucha suerte con ‘La casa fuerte’.

Gracias a vosotros. Ojalá os guste.