‘Madres. Acto sexual y vida’ llegó el 8 de mayo a Amazon Prime Video para abrir en monopolio su primera temporada, que llegaría en descubierto el 9 de septiembre en Telecinco. En el botellín capítulo de la serie, que se emite el 8 de octubre en la prisión principal de Mediaset, los espectadores serán testigos de la presentación de un nuevo personaje: Carmen Irujo, una mujer con mucho carácter interpretada por Mónica Cruz. Su hija está ingresada en el hospital y es ahora cuando se da cuenta de que quizás ha desatendido más de la cuenta a su clan al designar todo su esfuerzo a su carrera. Hablamos con la actriz para que nos cuente más detalles de su personaje, si le ha cambiado en poco al ser ella incluso origen y que nos dé alguna pincelada de su intervención en ‘La que se avecina’.

Carmen llega muy altiva al hospital, pero luego desaparecido los humos porque no me queda otra

Carmen Irujo llega a al hospital de ‘Madres’, ¿cómo va a ser la admisión del resto de madres que ya conocemos la audiencia?

Bueno, la verdad es que ellas siempre están dispuestas porque saben lo que es estar ahí durante mucho tiempo y siempre tienen los brazos abiertos para la que viene, porque es una situación de ese tipo tan horrible y tan desagradable… Lo que se encuentran conmigo es que yo no quiero tener ninguna relación con ellas porque… bueno, ya se verá el personaje. Llego muy altiva y claro, la vida al final me va a ir bajando los humos. Iba a sostener que poco a poco pero va a ser que no. Y al final ellas digamos que incluso se compadecen un poco de estar a la defensiva al principio porque, aunque tienen otras personalidades muy distintas a las de Carmen, comprenden y están ya en otro sitio donde puede ser una reacción deducción. Pero es eso, luego agacho un poco la habitante y empiezo a ser consciente de lo que esta pasando y bajo los humos porque no me queda otra, claro.

¿Qué más nos puedes contar de ella?

Ella es una mujer independiente, muy trabajadora, lleva una empresa teniendo a su cargo a cincuenta o cien empleado y está acostumbrada a dar órdenes todo el rato, muy productiva en ese sentido. Pero a nivel personal, sobre todo a nivel como origen, pues digamos que se le ha quedado ínclito desde el principio y lo ha hecho con un nivel crematístico que ha tenido suerte y les ha ido muy proporcionadamente por su trabajo porque ha trabajado mucho y muy duro para entrar donde está. Su hija ha tenido los mejores colegios, los mejores nannies, la mejor ropa y todo eso pero desatiende la parte que positivamente necesita un hijo. Digamos que no ha sido por maldad ni carencia, sino que no ha sabido hacerlo y ahora la ponen un sitio donde se da cuenta que lo hace desolador, que no ha sabido hacerlo y lo triste es que no sabe si la vida le va a dar la oportunidad de poder intentarlo o estudiar o arreglar todo lo que haya hecho mal en el pasado.

En principio parece que no va a caer muy proporcionadamente por su carácter esforzado… ¿con qué otros personajes tendrá más relación?

Con todas. Al principio ella está como «¿y estás quiénes son?», «yo me llevo a mi hija a un hospital privado», «esto no vale»… Y luego se va dando cuenta de que sí y que ellas lo único que quieren es apoyarla. Me dejan un poco, en vez de criticarme llamándome borde o pija, me dejan como diciendo «ya caerás…». Al final tenemos muy buena relación y, a nivel personal de Carmen como mujer, que no puedo sobrepasar, pues incluso hay un libranza inesperado.

Esta pupila pues habrá estado con las mejores nannies, pero su origen no ha estado porque estaba en el despacho trabajando casi 24 horas al día

Su hija Duna está ingresada y ha sido una chica malcriada y caprichosa. ¿Qué enfermedad tiene y cómo es la relación entre Carmen y ella?

La relación entre ellas, cuando tú a tu hijo desde que nace no les das la atención necesaria y la compañía… Pero todo esto desde el sitio que no saben hacerlo de otra forma. Esta pupila pues habrá estado con las mejores nannies, pero su origen no ha estado porque estaba en el despacho trabajando casi 24 horas al día. Entonces, ahora la hija esta en una años que es muy complicada, que es la adolescencia habiendo tenido todas estas carencias pues es una batalla continua. A raíz de lo que pasa, de su presentación al hospital, es cuando Carmen, como adulta, (porque de las dos la adulta es ella), se da cuenta de que no sabe hacerlo de otra forma. Pero claro, siquiera sabe si lo va a poder hacer y la pupila incluso pasa por un delirio horrible. Imagínate, cuando a raíz del montaña de moto, se hace daño en la rodilla y ahí le ven un bulto y descubren que tiene cáncer de huesos. Entonces incluso para la pupila es una rebeldía y le pasan muchas cosas en el hospital, que eso ya no lo puedo contar. Va en prisión todo de mal en peor. Al final, sin sobrepasar mucho, es muy atún el delirio que hacen las dos de estudiar a cogerse de la mano y abrazarse. Eso no lo tenían.

Como cuentas, Carmen es una mujer que ha dedicado mucho esfuerzo a su carrera y poco tiempo a su vida habitual. ¿Alguna vez has tenido tú ese miedo en tu vida actual?

¿Yo como origen? No, yo todo lo contrario. Mira, estuve casi tres primaveras sin trabajar de actriz y dije: «Bueno, si se olvidan de mí, me dedico a otra cosa, pero yo no me quiero perder esto». Crecen tan rápido… Ahora mi hija tiene una años que está más horas en el colegio y me permite registrar y poder estar más horas fuera, porque aunque esté en casa no iba a poder estar con ella. Pasa todo muy rápido y yo quiero llevarla todos los días al colegio, recogerla, amodorrarse con ella, o sea, estar todo el rato.

Creo que no hubiera podido hacer este personaje si no hubiera pasado por la maternidad

Has hablado en muchas ocasiones de tu maternidad y quería preguntarte si ser origen en la vida actual te ha ayudado para interpretar este personaje.

Sí, claro. Respeto mucho a las mujeres que desean no tener hijos pero yo personalmente, que me conozco proporcionadamente, creo que no hubiera podido hacer este personaje si no hubiera pasado por la maternidad porque ella se coloca en otro sitio en el que con una vistazo sostener muchas cosas. Tengo un momento cuando mi hija se está rapando el pelo porque se esta preparado para lo que viene; la veo y se está haciendo fotos con la peluquera, riéndose y tal. Yo entro y me callado observándolas, y al final yo terminé llorando y con sonrisa, porque son cosas que las entiendes cuando eres origen, que evidentemente se puede hacer, pero yo creo que me hubiera quedado más plano.

¿Y al revés? ¿Conocer a Carmen y al resto de personajes te ha cambiado de algún modo como persona en común y como origen en particular?

Cuando a mí me llamaron para la serie ‘Madres’, sabía qué serie era pero no sabía el tipo de personaje ni carencia. Cuando yo empecé a ojear los primeros capítulos, que es cuando no se ve el distanciamiento y cómo ella maneja las cosas con su hija, yo decía: «Raíz mía, esto me va a costar la vida porque yo estoy en el otro extremo que es donde tienes que estar cuando eres origen». Hay una secuencia muy esforzado que es cuando me cuentan que puede tener cáncer de huesos y yo le mando una maleable a los médicos y digo: «Bueno, pues cuando lo tengáis claro, me contáis». ¡Y tiene que venir la doctora a mi despacho! O sea, imagínate el nivel. Entonces yo dije: «Esto me va a costar mucho», pero luego eso está muy proporcionadamente escrito, dura poco y digamos que se ve el libranza que pega ella. Igualmente te da mucha ternura Carmen, porque es que la escueto no sabe hacerlo de otra forma y ella lo reconoce, pero al final la vida te pone las cosas en la cara. De todo se aprende y si todo va proporcionadamente, te aseguro que no iban a retornar a ser como han estado los primeros primaveras de su vida juntas.

¿Qué te parece que la serie se renovase por una segunda temporada ayer de abrir la primera?

Para nosotros, cuando te toca poco así, es como una seguridad y te das cuenta de que están apostando esforzado. En la segunda temporada mi hija y yo no estamos, pero da igual, porque si están apostando por una serie y graban las dos casi del zarandeo pues eso gusta.

¿Y qué opinas de la atrevimiento de que Amazon la estrenase ayer, en monopolio, la temporada al completo?

Me parece proporcionadamente, eso son acuerdos que ya suceden mucho y creo que esto nos beneficia a todos con el ajetreo de vida que tenemos. Yo si dependiera de ver una serie por la sombra, ya te digo yo que tendría que esperar al día ulterior porque a las nueve o nueve y pico ya me duermo, tengo horario inmaduro porque me acuesto con mi hija. Entonces, tener la oportunidad de poder entrar en una plataforma te permite ver más y eso nos beneficia a todos, tanto a diferente tipo de publico o si no te gusta esperar o no vas a estar en casa. No me parece malo, al contrario, es visibilidad para todos, para la concurrencia si esta en su casa, si esta viajando, si no está aquí en su ciudad… es que es maravilloso.

Me leí todos los guiones anteriores a mi presentación. Es que es un no detener de cosas muy heavies

Los que ya han pasado la serie a través de Amazon destacan que tu trama les ha encantado y, textualmente, «la cosa empieza a ponerse más interesante». ¿Qué opinas al respecto?

Yo entré en el botellín y ya había enterado los guiones de los capítulos anteriores pero no solo con mi personaje y el de mi hija, sino completos. Es que es un no detener de cosas muy heavies, parágrafo ya de lo que tiene cada una encima con la situación de tener a su hijo enfermo.

Igualmente se ha comentado mucho la imagen del beso de tu personaje. ¿Nos puedes contar cómo es esa imagen?

A eso me refería yo al libranza de Carmen como mujer, pero eso sí que no te puedo sobrepasar porque es más hacía el final de temporada.

A veces lo he pasado muy mal rodando en ‘LQSA’ porque no me podía reír y era difícil con Chiapella y Areces

Has llegado a Mediaset y por partida triple, pues incluso estás en la segunda temporada de ‘El pueblo’ y eres uno de los fichajes de ‘La que se avecina’. ¿Cómo es tu personaje? ¿Qué te hizo aceptar el papel?

Yo no conocía mucho a Alberto Desinteresado y Laura Desinteresado, pero siempre les digo lo fan que soy. Es que soy tan fan de ‘La que se avecina’, tan fan, que la veo en rizo, la veo de principio a fin, termino y vuelvo, del final para antes. Así voy. Soy tan fan que en el fondo me daba pena ver los decorados. ¿Sabes cuando estás muy asido a una serie que te crees que existe? ¿Esa hechicería que tiene poder engancharte a un compendio o una serie? Pero me hacía ilusión: «¡Ay, estoy en el montacargas!», «¡Estoy en casa de los Rancio!», «¡Estoy en casa de no sé quién!». Pero da igual, no pierde la hechicería, es como que la hechicería se hace más ínclito, pero al principio decía: «Ostras, no sé si quiero ver los decorados». Estoy súper oportuno, es una serie que hace un montón de primaveras que la sigo y que escribieran este personaje… Encima hay una parte que tiene mucho que ver conmigo y todas las tramas con Amador, entonces ha sido muy divertido. A veces lo he pasado muy mal porque no me podía reír teniendo secuencias con él y con Carlos Areces, con su trastorno de la personalidad y es como…»¡Jehová mío! ¡Eso es una escuela!». Pero me lo he pasado muy proporcionadamente y ‘El pueblo’ igual, fue una experiencia increíble y ha sido un placer trabajar con los hermanos Desinteresado. Ojalá se repita.

Ahora que se ha confirmado la continuidad de ‘LQSA’, ¿tendría cabida tu personaje en la temporada 13 alejada de Mirador de Montepinar?

Es la primera informe que tengo si se ha confirmado. Ojalá que haya una más y muchísimas más y ojalá contaran conmigo con este personaje. O con otro, me da igual, porque con ellos trabajo muy a estética y una serie así. Si ahora vuelve con todas las novedades, cambio de edificio y tal pues claro que me encantaría formar parte. Ya veremos. pero eso ya no depende de mí.