Su padre tenía dos mujeres

La empresaria y diseñadora Vicky Martín Berrocal fue la protagonista de la entrega de ‘Mi casa es la tuya’ que Telecinco emitió este viernes 16 de octubre en prime time. La andaluza hizo un repaso a su extensa carrera profesional y además habló espacioso y tendido de su vida personal. Pero lo que posiblemente no esperábamos es que iba a revelar una desconocida historia franco que admisiblemente seguro dejó a los espectadores con la boca abierta y es que no ha sido hasta ahora cuando esta ha optado por hacerlo manifiesto en un medio de comunicación.

Tras poner en valencia el importante papel que su causa Trofeo ha tenido en su vida, Vicky contó que su padre José Luis Martín Berrocal tuvo en su día dos mujeres. Cuando conoció a su causa y decidió principiar un idilio amoroso con ella, el hombre estaba emparejado en Madrid con una mujer con la que adicionalmente tenía una hija en global en ese momento. Pese a ello, este terminó perdidamente enamorado de Vitoria, con la que se llevaba muchos abriles y es que cuando se conocieron ella tenía 16 y él 30. Una diferencia de años que no fue problema en su historia de acto sexual.

La causa de Vicky Martín Berrocal permitió esa vida, «no intentó nunca cambiarlo» y es por ello que el hombre tuvo siempre dos familias aunque en sus últimos de vida prefirió quedarse en Huelva con Vitoria, para ocurrir adjunto a ella la recta final de su trayectoria esencial. Paralelamente, y antaño de que eso pasase, el hombre le presentó a su hija Vicky a los tres hermanos que tenía fruto de esa otra relación. Tras encontrarse a uno de ellos en Punta Sombra, fue en su pedida de mano antaño de casarse con Manuel Díaz cuando les conoció a todos y pudo charlar con ellos.

La confesión de Manuel Benítez

De grupo se habló, y mucho, en esta entrega de ‘Mi casa es la tuya’. Precisamente, el que fuese marido de Martín Berrocal, Manuel Díaz El Cordobés, mantiene una disputa abierta con su padre Manuel Benítez, que nunca ha querido investigar su paternidad. Pues admisiblemente, la chica contó que este sí le confesó tiempo a espaldas que efectivamente y como es evidente viendo el parecido de ambo ; son padre e hijo. «A posteriori de unos cuantos vinos, en una finca de Linares, Manuel Benítez me reconoció que efectivamente era el padre de Manuel Díaz, el que por entonces era mi pareja (…) solo se lo dije a Manuel, aunque a él no le hacía yerro que nadie se lo contara, sabía que era su padre».