‘Supervivientes 2020’: Avilés acusa a Ivana de haberse liado con un miembro del equipo

Ya desde su casa en España, José Antonio Avilés resurgió este martes en ‘Supervivientes 2020: Tierra de nadie’ con la promesa de «despejar su mente para poder empezar una vida de cero». Sin embargo, enseguida volvió a la carga con una de sus «fiables» informaciones y arremetió contra su compañera Ivana al asegurar que la joven se acostó con uno de los trabajadores de Bulldog TV, productora del reality espectáculo, cuando estaban todavía en Honduras.

Aunque en un comienzo rechazaba decirlo frente a las cámaras, Carlos Sobera puso contra las cuerdas a Avilés al destapar el rumor que va propagando sobre Ivana. Ante la negativa de la argentina, el falso cronista no tardaba en reconocer la autoría de su información. «¿Seguro?», insistía, «lo que yo cuento es totalmente verdad».

«¿Tú te acostabas conmigo en mi cama para saber lo que hago?», contestaba Ivana, pidiendo que se charlase de su paso por ‘Supervivientes 2020’ y no de los hombres con los que ha podido estar. Esto hizo que Avilés desplegara su arsenal. «Nos fuimos a tomar algo a una zona chill out y había alguien que se le acercaba mucho a Ivana», recordó. Al concluir la noche, el presunto amante habría acompañado a los concursantes a la casa en la que se alojaban.

Obsesionado con el morbo

«Entonces se fue la luz, ellos se metieron en la habitación y yo me tuve que salir de la mía de los gritos que se escuchaban”, relató el colaborador de ‘Viva la vida’. «Estaría atemorizada pues se fue la luz«, decía Ivana, entre risas, para quitarle hierro a la versión de Avilés. Consciente de lo que iba contando su compañero, desveló que el trabajador de Bulldog TV se le acercó para preguntarle «qué había dicho Avilés pues su novia se había enfadado pues José Antonio había ido contando cosas».

«Cada chaval que se me aproximaba, procuraba que tuviese algo con él», proseguía la superviviente. Avilés se reafirmaba en lo que había escuchado en esa habitación y también Ivana le solicitaba que dejase de «fabular». «¿Serías capaz de jurarme por tu madre y por tus hermanos que lo que digo, que pasaste la noche con una persona del equipo, es patraña?», acababa preguntando el cooperador, a lo que su compañera insistía en que todo era patraña para poner punto y final al tema.