'Supervivientes 2020': El emotivo y atípico abrazo de Jorge Pérez con dos de sus hijos

Con los concursantes ya de vuelta en España y a las puertas de la enorme final, ‘Supervivientes’ dio paso este jueves 28 de mayo a su gala más emotiva. Debido a las medidas de prevención por el coronavirus, los semifinalistas no asistieron a plató, mas sí recibieron una agradable sorpresa en una finca de Madrid donde se alojaban. Uno por uno, y tras 3 largos meses sin contacto, los concursantes pudieron reunirse con sus seres queridos.

Jorge Pérez fue el primero en percibir la visita. Cuando el Guardia Civil subió la cortina descubrió a 2 de sus 3 hijos, una imagen que llevaba semanas soñando y frente a la que no pudo reprimir sus lágrimas. «Has estado muy bien en los juegos y en todo», le confesaron los pequeños Jorge y Martina en una de las escenas más tiernas de la noche.

«En la última parte del concurso no podía controlarlo», reconocía el agente ante el interrogante de Jorge Javier Vázquez, que pronto dio paso a la «puerta de los abrazos», un sistema, el único posible en estas circunstancias, a fin de que Jorge pudiera abrazar a sus hijos. Los 3 se fundieron en un abrazo muy singular, desgraciadamente, a través del plástico. Antes de irse, sus hijos le dejaron un último mensaje: «Toda la Guardia Civil está votándote», lo que provocó las risas del concursante. Lo es cierto que precisará ese apoyo esta semana, en tanto que por último fue nominado al lado de Hugo Sierra.

Adara y su hermano, juntos para poder ver a Elena

Jorge no fue el único que recibió una visita singular a su regreso de Honduras. Elena Rodríguez, expulsada la semana anterior mas que viajó al lado del resto de sus compañeros en exactamente el mismo vuelo de regreso a Madrid, pudo ver al fin a sus 2 hijos, Aitor y Adara Molinero, unidos para dar la bienvenida a su madre. «Es muy impactante ver un reencuentro con los familiares así», reconocía Jorge Javier desde plató mientras que los 3 se abrazaban. Elena hasta tuvo tiempo para preguntarle a Adara cuál era su estado civil. «No te preocupes, hay muchos hombres buenos», contestó su madre tras conocer que estaba soltera.