'Supervivientes 2020': Rocío Flores rompe a llorar durante su esperado reencuentro con Antonio David Flores

Si Rocío Flores ha soportado tanto en ‘Supervivientes 2020’ ha sido, en parte, merced al apoyo de su padre. La nieta de Rocío Jurado ha sufrido múltiples bajonazos durante sus meses en Honduras y en muchos de ellos ha podido salir a flote y sosegarse merced a las palabras de Antonio David Flores.

Por ello, el rencuentro entre padre y también hija era uno de los instantes más aguardados de la final. En la primera una parte del pasado jueves 28 de mayo, la superviviente pudo ver y abrazar, mediante la puerta de los abrazos, a su novio y a Gloria Camila. Pero el instante singular llegaba en la segunda una parte de la final, cuando tras ver a su padre ha terminado entre lágrimas por las ganas que tenía de estar junto a él.

«Qué ganitas tenía de verte, rubia», afirmaba Antonio David Flores, quien se percataba del cambio de color de pelo de su hija. «Quiero abrazarte», solicitaba la concursante. «Te echo mucho de menos, papá. Necesito abrazarte«, volvía a asegurar. Su padre, muy alegre por verla y pidiéndole que dejase de plañir, le recordaba lo orgulloso que estaba de ella frente a la preocupación de la hija de Rocío Carrasco por si acaso había hecho algo que lo hubiese molestado. «Has hecho un muy grande concurso. Quién te iba a decir a ti que ibas a estar en la final de ‘Supervivientes’, que no eres capaz ni de coger el metro sola», le aseguraba.

La perdedora de la primera prueba

La primera prueba de la noche consistía en soportar un peso de cerca de kilogramo y medio estando de puntillas y con los brazos estirados. Rocío Flores se quejaba de que le costaba aguantar, puesto que apreciaba de qué forma el hombro se le salía. Pasados prácticamente 5 minutos, la mediática concursante se rendía, con lo que debería someterse al televoto al lado del perdedor de la prueba de apnea.