Susanna Griso deja planchada a Rocío Monasterio tras lo que suelta en ‘Espejo Público’: “Permítame que me ría”

Susanna Griso y Rocío Monasterio han chocado y de qué forma en ‘Espejo Público’ al hablar de una futura derogación de las leyes LGTBI.

Rocío Monasterio y Susanna Griso han vivido un desencuentro en ‘Espejo Público’ durante la entrevista que se ha producido este martes. Todo cuando se ha tocado el tema de la falsa denuncia de Malasaña y cuando, de ahí, se ha pasado a hablar del colectivo LGTBI y la homofobia. “¿Para luchar contra ella lo mejor no es el blindaje a través de leyes LTGBI, que ustedes quieren derogar en la Comunidad de Madrid?”, le preguntaba la periodista de Antena 3.

Monasterio ha sido contundente al argumentar por qué Vox busca tumbarlas: “no respetan la presunción de inocencia (…) Las leyes de la Comunidad de Madrid parten de la autodeterminación de género”. Y ha añadido: “Yo ahora mismo podría decir que soy un hombre y nadie puede cuestionar que yo soy hombre ni pedirme un papel ni pedirme documentación. Un maltratador podría declararse mujer y automáticamente está fuera”.

Por su parte, Susanna no se mostraba nada conforme y le cortaba: “Pero eso es un proceso que no es automático y usted lo sabe. Ahora mismo no lo es”. Y la política ultraderechista le rebatía elevando el tono: “Ahora mismo con las leyes que hay vigentes en Madrid sí lo es. La autodeterminación de género depende de la voluntad de la persona y ningún funcionario puede exigir documentación porque automáticamente es sancionado administrativamente”.

En vista de esa insistencia, Griso le ha pedido ejemplos que avalen lo que estaba afirmando: “¿Y conoce usted muchos casos como los que está ahora comentando?”. “Le voy a contar ahora mismo un ejemplo. En La Rioja…”, intentaba explicarse la también arquitecta. Pero la presentadora el interrumpía al segundo para aclararle que ese caso no le servía. “Hablábamos de Madrid”, le corregía.

“Es para plantearse a quién llevan ustedes en las listas”

Así, la presidenta de Vox en la comunidad madrileña, incómoda, intentaba salir del paso: “Bueno, pero en Madrid podría pasar también y en Madrid nos lo planteamos. Nos faltaba para hacer la lista cremallera de hombre-mujer, hombre-mujer, mujeres. Podríamos haber declarado a una serie de hombres mujeres, que se hubieran declarado mujeres. Y se hizo en La Rioja”.

La escalada de tensión ha ido a más cuando Susanna Griso, descolocada con esa confesión, le ha soltado un áspero corte. “Señora Monasterio, permítame que me ría ¿Pero eso quién lo quería hacer? ¿Alguien de Vox en La Rioja me está diciendo?”, le preguntaba la periodista sin entender nada y desagradada con lo que la entrevistada estaba revelando en su programa.

Ante esas preguntas, Monasterio trataba de zanjar el ejemplo que estaba poniendo y que había causado desconcierto. “Y el funcionario no pudo decir que no. Se presentó a una lista. Ya está”, matizaba. Lejos de callarse, Susanna, en desacuerdo con esas prácticas, le volvía a lanzar un grueso recado : “Pues es para plantearse a quién llevan ustedes en las listas”.