'The Ellen DeGeneres Show', investigado por

Aunque en ‘The Ellen DeGeneres Show’ todo parece ser diversión, entretenimiento y muchas risas, desde en el interior todo apunta a que no tiene nadie que ver, pues varios trabajadores de este software han denunciado una civilización profesional tóxica, acoso profesional y racismo en el equipo tal y como informa Variety. Por ello, a estos trabajadores ya se les ha comunicado que se llevarán a sitio unas entrevistas a los empleados como parte de una investigación independiente a manos de WarnerMedia.

El software presentado por Ellen DeGeneres es uno de los espacios más vistos de la televisión estadounidense y, para que funcione tan perfectamente, son muchos los empleados que trabajan allí a diario. Sin confiscación, hace unas semanas, BuzzFeed publicó un reportaje que contaba con declaraciones de antiguos trabajadores que acusaban a este equipo de «racista» y tener una «cultura de trabajo tóxica». A todo esto se le suman comentarios inapropiados y miedo a las represalias por tomar días libres por asuntos familiares o problemas médicos.

Al preguntar por estos asuntos a los productores, estos aseguraron que estar «realmente desconsolados y lamentamos saber que incluso una persona de nuestra familia de producción ha tenido una experiencia negativa. No es lo que somos y no en lo que nos esforzamos por ser, y no la misión que Ellen nos ha establecido «, aseguraban, añadiendo que «para que conste, la responsabilidad del día a día del show de Ellen depende completamente de nosotros. Tomamos todo esto muy en serio y nos damos cuenta, como muchas otras personas en el mundo, de que tenemos que hacerlo mejor, estamos comprometidos a hacerlo mejor y lo haremos mejor«.

No es la primera vez

Los trabajadores de este popular formato no es la primera vez que se quejan de las condiciones. Ya lo hicieron por el trato recibido durante la crisis del coronavirus, delante los cuales Warner Bros pidió disculpas reconociendo que la comunicación podría acontecer sido mejor, pero el caos causado por el Covid-19 lo complicó. También algunos invitados han mostrado públicamente su descontento tras comparecer al plató del software de DeGeneres, alegando que la presentadora es fría y distante con ellos fuera de las cámaras.