El pasado 5 de febrero se dio a conocer que Enrique San Francisco llevaba dos semanas ingresado en el Hospital Clínico de Madrid a causa de una severa pulmonía sinalagmático. Aunque pudiera parecer que su enfermedad se debía al contagio de coronavirus, la comunidad no llegó a confirmarlo. Tras 40 días en la UCI, el propio actor ha explicado cuál es su estado de vitalidad.

Ya fuera de peligro, San Francisco ha hablado con Hola para contar que su recuperación avanza de modo inclinado. Sin secuestro, todavía tiene que estar ingresado en la Mecanismo de Cuidados Intensivos para guardar amablemente su vitalidad y que esta no empeore. «Estoy desesperado por salir de aquí«, revelaba el cómico, adicionalmente de contar que todavía toma receta y necesita oxígeno.

Enrique San Francisco sufría una pulmonía necrotizante que empeoró a causa de la aparición de una germen. Su cuadro clínico se volvió más confuso, puesto que la infección se extendió por la casta, llegando al riñón. «Todavía no puedo transcurrir y el respirador siempre está a mano«, explicaba. Pese a que todavía le queda un prolongado proceso de recuperación, el intérprete se muestra jovial.

La odisea para presentarse al hospital

El actor comenzó a notar los síntomas de la pulmonía durante la ola de frío de Filomena, lo que complicaba su traslado al hospital a causa de los problemas que sufrían las carreteras madrileñas. San Francisco se sentía muy débil y casi era incapaz de respirar, pero gracias a un amigo consiguió la ayuda de un todoterreno que lo trasladó hasta el hospital. En cuanto llegó, los médicos percibieron la compromiso en la que se encontraba, intubándolo e ingresándolo en la UCI.