'Todo es mentira' rectifica tras vincular a Atresmedia con una campaña de desprestigio contra 'Gran Hermano'

El viernes 22 de enero, ‘Todo es mentira’ sorprendió con un inesperado comunicado sabio por Marta Flich con respecto a unas acusaciones lanzadas desde el formato contra Atresmedia a finales de noviembre de 2019. La presentadora trasladaba así una rectificación en nombre del software de Cuatro, en el que se retractaban de la denuncia rejonazo entonces contra la empresa de comunicación, a la que se acusaba de iniciar una campaña de desprestigio contra el reality ‘Gran Hermano’, a raíz del caso Carlota. Poco que el software ya había hecho el verano pasado, aunque no de acuerdo a lo necesario por el judicatura de primera instancia Nº 74 de Madrid, razón por la que tuvo que repetirlo.

Al retornar de la publicidad, Flich intervenía para anunciar que «tenemos que analizar esta rectificación de parte de Atresmedia». «El pasado 29 de noviembre de 2019, se afirmó en este software que Atresmedia y su director genérico estaban detrás de una supuesta campaña de desprestigio de ‘Gran Hermano’, en presencia de las informaciones difundidas en numerosos medios de comunicación sobre la causa penal que actualmente se sigue en los Juzgados de Instrucción de Colmenar Arcaico en Madrid, por la presunta comisión de un delito de injusticia sexual en una de las ediciones del software ‘Gran Hermano'», leyó la presentadora, haciendo narración al cordura contra el exconcursante del reality, José María López, aún en proceso, a raíz de los supuestos abusos sexuales a Carlota Prado en la última publicación de anónimos.

«Para justificarlo, se eludía a la billete, como tertuliano en algunos programas de Atresmedia, del director del medio de comunicación digital El Confidencial, que no forma parte del clan Atresmedia», prosiguió Flich, aludiendo al periodista Nacho Cardero, director del medio mencionado. «En relación a estos hechos, se rectifica y manifiesta que ni Atresmedia ni su director genérico han participado en una campaña de desprestigio contra Mediaset, ni siquiera han transmitido instrucciones a El Confidencial u otro medio al informar sobre esta causa», concluyó la presentadora, que tomaba así el dimisión de Javier Gómez, quien tuvo que realizar la inicial rectificación en su apertura como sucesor temporal al frente del software durante el verano.

Los hechos se dieron a finales de 2019, cuando el software de Risto Mejide, quien deja el formato en manos de Flich cada viernes, estableció una relación entre El Confidencial y Atresmedia, posteriormente de que el primero fuera el encargado de exponer el caso de injusticia sexual que se dio en ‘GH Revolution’, la publicación anónima de ‘Gran Hermano’ que se emitió en 2017. Una conexión que el formato de Cuatro llegó a relacionar incluso con el director genérico de la compañía, Javier Bardají, y que fue el mismo argumento que Mediaset recogió en el comunicado que lanzó como respuesta al amenaza de anunciantes que surgió durante la retransmisión de la recta final ‘GH VIP 7’ en 2019, el cual acabó obligando a la empresa de comunicación a retirar el reality en todas sus variantes. Un formato que podría regresar este 2021, tal y como se adelantó a principios de noviembre del pasado año, y que incluiría un protocolo contra abusos sexuales para evitar que se repita lo que le ocurrió a Prado en 2017.