Todo sería un gran montaje por su nuevo single

Este martes 8 de septiembre empezaron a circular dos vídeos en los que veíamos al cantante Omar Montes implicado en una musculoso y violenta pelea. Puñetazos, gritos e insultos son protagonistas de estas imágenes que rápidamente se hicieron virales. En estas instantáneas veíamos a los amigos del cómico intentar detener la disputa y pelear por impedir que estas se grabasen. Tal fue la osadía del suceso que las críticas no tardaron en producirse, provocando que el propio Montes optase por retirarse de las redes sociales un tiempo: «Voy a estar desconectado de las redes durante un tiempo. Gracias por todos los mensajes de apoyo. La gente es muy envidiosa y hace lo que sea por verte mal».

Pues acertadamente, lo que poco podíamos esperar es que toda la secuencia grabada y filtrada es un gran montaje. Así lo ha explicado la periodista Adriana Dorronsoro en ‘El software de Ana Rosa’. La colaboradora ha contado que todo se tráfico de una gran táctica de marketing del conocido cantante frente a su próximo impulso musical. «No hay ninguna pelea real, es todo un teatro que ha hecho Omar Montes junto a su compañero», ha empezado contando esta y es que este viernes, el cómico vara un nuevo single pegado al cantante RVFV, que precisamente aparece en las imágenes de la disputa que se filtraron.

«Aunque su entorno no ha querido decir nada, os confirmo que no ha habido ninguna pelea, es todo un teatro para que se hable de él y para que todos estemos pendientes del estreno», ha seguido explicando Dorronsoro, para luego añadir que la pelea que vemos en las imágenes formaría parte de alguna forma del videoclip del nuevo tema que uno y otro lanzarán. «Me dicen que no será tal cual, pero sí tendrá algo que ver», ha sentenciado al respecto. De esta forma, parece que se tráfico de una gran táctica de comunicación y posiblemente sea una vez publicado el videoclip cuando Montes confirme que era todo una gran mentira.

Ana Rosa Quintana: «No todo vale»

Esto no ha sentado cero acertadamente a Ana Rosa Quintana, que no ha dudado en adscribir este enredo de «muy mal gusto». «Es jugar con determinadas cosas que no convienen (…) y más cuando en la calle vemos este tipo de cosas», ha seguido diciendo la periodista, para luego sentenciar que «no todo vale». Por su parte, Alessandro Lecquio ha recordado que «con delitos y enfermedades no se juega» y ha defendido que «esto no es un recurso de marketing, es una mentira (…) los recursos juegan con la imaginación, no con comportamientos delictivos». Por final, la colaboradora Cristina Tárrega tiene claro que «este chico no tiene ni idea» y se ha mostrado convencida que «él tendría que lanzar una nota aclaratoria de lo que ha pasado de verdad».