Todos los cambios y medidas de seguridad que ha tomado 'Got Talent' para las grabaciones de su sexta edición

Mediaset y Fremantle ya se han puesto manos a la obra con la sexta estampación de ‘Got Talent España’, que ha comenzado sus grabaciones en Teatro Coliseum, situado en la Gran Vía madrileña. Los nuevos participantes tendrán que sorprender con tu talento tanto a los miembros del miembros, Risto Mejide, Edurne, Dani Martínez y Paz Padilla (que se incorporará en las próximas etapas); al manifiesto (es el primer software de Mediaset España que se graba con espectadores desde el eclosión de la crisis sanitaria); y a todos los espectadores que lo verán cada semana en Telecinco.

Sin duda, el equipo se enfrenta a una de sus ediciones más complicadas, pues no solo se tienen que aventajar a las anteriores sino que asimismo se tienen que adaptar a las nuevas medidas de seguridad. Son casi 300 las personas que hacen efectividad lo que resulta casi nigromancia en televisión, un equipo perfectamente engranado que este año, encima, lo está dando todo para cumplir los más exigentes protocolos de higiene y seguridad sanitaria sin que el formato se resienta.

Importantes medidas para respaldar la seguridad

El esfuerzo se evidencia ausencia más cruzar la puerta del teatro: seis personas protegidas con una mascarilla adornada con la destino del software dispensan gel hidroalcohólico, desinfectan las suelas del calzado y registran la temperatura de todo el que entra. En función de lo que cada persona vaya a hacer allí, la someten encima a un test serológico. «Todos nos hemos hecho test y hacemos test rápido diariamente a muchos miembros del equipo del programa, incluidos Santi Millán y los jueces. Este año hemos limitado bastante la interacción de los concursantes con el jurado, pero aquellos que necesariamente tienen que acercarse a ellos, como los magos, también son testados», explica Mario Briongos, director de Entretenimiento de Fremantle y productor ejecutor del software.

Una vez protegido el buen estado de vitalidad de todos, el oposición principal es suministrar las distancias. Para afianzar un patrón y medio entre las personas de un equipo tan populoso y con las decenas de artistas que acuden cada día a la impresión, se tomó una medida estupendo: «Además del Teatro Coliseum, en el que estamos grabando las audiciones, este año hemos alquilado también el Teatro Lope de Vega. De esta manera, repartimos en dos grandes espacios todas las actividades y garantizamos la distancia social entre los concursantes mientras esperan su actuación. También resulta mucho más cómodo para poder desarrollar con seguridad todas las necesidades que tiene este formato», señala Briongos.

Familiares, al otro banda del tablado

«Otra medida que hemos tomado este año afecta al set de los familiares, que siempre han estado con Santi Millán durante las actuaciones. En esta ocasión lo hemos situado en el otro lado del escenario. Santi va a estar un poco más solo, pero podremos seguir viendo la emoción de las familias mientras actúan sus seres queridos», expone Briongos, a lo que el presentador añade: «Yo soy bastante tocón, aunque siempre con consentimiento, y el hecho de no poder tocar a los concursantes y a las familias lo echo un poco de menos. Pero el hecho de tenerlos al otro lado también genera situaciones divertidas».

Medidas para el manifiesto en el patio de butacas

Un software basado en el espectáculo y en las emociones no podía prescindir de espectadores del teatro. Briongos detalla cómo se las han ingeniado para no renunciar a poco tan esencial: «Hemos formado dos grupos de personas que van turnándose en las grabaciones. A todos se les toma la temperatura, se les higieniza cada vez que entran, se les da una mascarilla y se les sienta ocupando una de cada cuatro butacas, dejando libres tres asientos entre ellos. Ese esquema hace posible albergar casi 200 personas en el teatro, lo que nos permite mantener las reacciones y el calor del público, que son muy importantes en este programa, asegurando además el cumplimiento de las medidas de seguridad».

Santi Millán reconoce que «el ambiente es un poco más especial», pero asegura que «la gente no lo va a notar en casa, pero como el patio no está lleno del todo, la sensación es un poco como de ensayo, la energía está más diluida. Y yo, que vivo mucho de las emociones que se generan en el teatro, tengo que suplir un poco el torrente de emociones de otros años».

Desinfección en todo momento

En cuanto a la higiene, un ejército de trabajadores recorre el teatro constantemente desinfectando cada rincón: «Siempre que hay rotación de público se higienizan los asientos. El jurado tiene bajo la mesa guantes y gel y todos los elementos se limpian cada vez que se utilizan: pulsadores rojos, botón del Pase de Oro, micrófonos de los cantantes, suelos, pomos…», asegura el productor del software.