La retransmisión de febrero de ‘RTVE replica’ ha servido para que el colectividad divulgado aclare temas tan controvertidos como el del rótulo exhibido por ‘La hora de La 1’ para comunicar la marcha de la princesa Leonor a Gales, que ya dio pie al lamento del propio software y de Rosa María Mateo en su momento, o el de la vehemente habitación emitida en el debate de ‘Gen Playz’ acerca de la ley Trans, que ha sido acusada de incitar a la violencia. Ambas controversias han sido atajadas de forma ágil, pidiendo disculpas en entreambos casos, pero donde más se ha parado el software ha sido en los frentes que tiene abiertos ‘Maestros de la costura’.

La cuarta tiraje del formato de Shine Iberia se ha inmóvil en la indeterminación de los lunes, presentando a un atractivo personal de aprendices que han pasado ya por numerosas pruebas. En una de esas jornadas en el taller, el software quiso negociar por la complejidad y la inclusión de tallas, aunque una espectadora no ha quedado nulo conforme con ese esfuerzo. «Hicieron narración a «tallas grandes» cuando trajeron a cinco modelos y ninguna superaba la talla 42. Talla ínclito es a partir de la 46, 48 o 50, es ahí cuando estaremos hablando de inclusión de las personas de tallas grandes que hay en el mundo. Con eso lo único que se incita es a la gordofobia, que siga habiendo discriminación, abusos y enfermedades por el tema de la víveres. Me parece un insulto e incorrecto por parte de una televisión pública», esgrime la granadina Laura Oñoro.

«Desde ‘Maestros de la costura’ siempre abogamos por la complejidad de tallas sin indigencia de clasificarlas, ya que consideramos que todos los cuerpos son tallas normales. Precisamente lo que pretendíamos con el desfile de modelos espectaculares con tallas desde la 42 a la 48, es enseñar al divulgado que aunque todas ellas son mujeres de diferentes medidas, todas tienen tallas normales», ha asegurado Toñi Prieto, directora de programas de entretenimiento del colectividad divulgado, resaltando que «nunca hemos dicho que eran modelos de tallas grandes»: «Huimos completamente del concepto utilizado hasta hace poco en la moda del tallaje de pasarela, porque creemos que no representa a la existencia. Cada cuerpo es diferente y no por ello deben estar alejados de la moda. Todo lo contrario. Desde ‘Maestros de la costura’ creemos, y así lo divulgamos en cada capítulo, que todos los cuerpos son maquinarias perfectas para enlucir cualquier prenda de vestir, independientemente de las medidas que tenga. Solo es necesario adaptar el patrón a las medidas del cuerpo. Por eso hacemos confección a medida. El objetivo de ‘Maestros de la costura’ es desterrar conceptos como el de maniquí curvy o de talla ínclito, jerigonza que de ningún modo utilizamos en el software. Pretendemos promocionar la salubridad y la belleza, y trabajar la proporción de las prendas en la escalera que sea».

¿Hay demasiado espectáculo?

Esa no ha sido la única intervención de Prieto, que igualmente ha tenido que defender al espacio presentado por ¡Raquel Sánchez Silva de la queja de la espectadora Alicia Gozalo, de Cerdanyola de Vallès (Barcelona). «Es una verdadera desliz de respeto a la profesión que amo. Es un oficio maravilloso, remoto y no se puede permitir que en pro de la audiencia y el divertimento se tire por tierra un oficio así. Es una desliz de respeto y de títulos que se está viendo en programas como este», apunta la interviniente, a lo que Prieto replica tajantemente: «En ningún momento buscamos ofender o dejar mal a una profesión como la de la costura. Es un software de entretenimiento y tenemos que averiguar igualmente la diversión, pero en ningún momento lo hacemos de una forma ataque ni queremos hacer poco que no esté adentro de los cánones».