Trancas (Juan Ibáñez) vuelve a 'El hormiguero' tras dar negativo en coronavirus

La crisis sanitaria de la Covid-19 está cambiando la forma de hacer televisión, tanto en su formato como en su contenido. En muchas ocasiones, figuras importantes de algunos de los programas incluso se ven afectadas por el virus, como ha sido el caso de Trancas. El pasado 12 de enero, durante la turista de Juan del Val a ‘El hormiguero’, Pablo Motos dio paso a las hormigas como es habitual, pero para sorpresa de todos solamente apareció Barrancas. «Trancas ha estado en contacto con un positivo, y ha decidido autoconfinarse» explicó a la audiencia el presentador. Con el paso de los días, se iba dando información de la situación de Juan Ibáñez (el colaborador que pone voz y «mano» a la hormiga), pero no ha sido hasta la turista de Adriana Ugarte y Eduardo Noriega, dos semanas posteriormente, cuando se ha producido el esperado refriega.

Con la aparición de Barrancas, Pablo Motos y todos los presentes dieron paso a Trancas, que se conectó por videollamada desde su casa. Pocos segundos posteriormente, fue la propia Trancas la que dio la novedad: «Me he hecho el test, y ¡he transmitido cenizo!». Entre aplausos y alegrías, las buenas telediario no se quedaron solamente en eso, sino que apareció al momento en el plató. «¿Pero sabéis qué es lo bueno?», decía mientras abandonaba la conexión para añadir: «¡Que mi casa está acoplado aquí debajo!», ya unido a Barrancas. La alegría del momento se escenificó con los besos que se dieron entre ambas hormigas y los aplausos del divulgado y de los invitados.

¡Trancas ha vuelto! ¡Ya es cenizo! #UgarteNoriegaEH pic.twitter.com/clx5HBLLFJ

— El Hormiguero (@El_Hormiguero) January 27, 2021

La envés de Trancas al software morapio acompañada de los gags humorísticos que los dos personajes aportan al formato. De hecho, tras los saludos entre las hormigas, las primeras palabras de Trancas hacían narración a algunos de los comentarios más típicos de toda persona que entra por primera vez a un plató: «¡Esto parece más noble por la tele, es asombroso!». Entre las risas de sus compañeros, Trancas admitió que les había recostado de menos, que había sido duro «sobre todo para vosotros» refiriéndose a Motos y a Barrancas, y que a pesar de acaecer pasado su marcha de buenas maneras, ya estaba de envés para poder arreglar todo el «desaguisado» que habían dejado.

La narración al «Merlos Place»

Durante el confinamiento de Trancas, la hormiga no ha estado desaparecida al completo de sus labores en el software. En algunas ocasiones conectaban por videollamada para poder conversar y retener la situación en la que se encontraba. Y si relacionamos televisión, videollamada y confinamiento, da emplazamiento a uno de los eventos televisivos del pasado año: el «Merlos Place». En esencia de humor, en una de esas llamadas se deja ver al fondo de Trancas a una mujer con una taza en la mano, recreando el momento de Alfonso Merlos y Alexia Rivas.