«TVE debe velar por el divulgado, por eso es coherente lograr el prime time»

‘Estoy vivo’ regresa a La 1 con una cuarta temporada que mantiene el thriller y las tramas paranormales. La ficción, creada por Daniel Écija y producida por Globomedia y The Good Mood, reúne al fin a la clan Vargas… o no, ya que Susana y su hija se quedan atrapadas en la Pasarela tras un misterioso corte completo. Javier Gutiérrez, protagonista de la serie, nos cuenta a qué se enfrentan los personajes en los estos episodios y si existe algún temor por el hecho de que Televisión Española haya destacado el prime time.

A posteriori de muchísimos abriles, Andrés consigue recuperar a su clan. ¿Cómo va a ser esta nueva vida?

Lo que acaba la temporada mencionado como un oasis de tranquilidad y contento, o eso parecía, se torna de nuevo en problemas y mucha aventura para la clan Vargas. La serie va a nutrir sus señas de identidad, que son la emoción y la comedia. Va a tener muchísima comedia habida cuenta de lo mal que lo estamos pasando oportuno a este ya segundo año de pandemia. Los guionistas se han acercado y han querido averiguar en la comedia y que abunden las situaciones, quizá más apetecibles para el espectador que tanto drama y tanta tragedia.

¿Vamos a ver tramas más cotidianas con Laura como un casorio?

Eso no se pierde. Uno de los referentes de esta serie es situar por una serie franco y hay muchas estampas cotidianas de desayuno y muy reconocibles en cualquier hogar de nuestro país. Son personas anónimas durante cierta parte del día y se convierten en héroes, en muchos casos muy a su pesar, durante el resto de la marcha.

En este caso ya no es un trabajo en la sombra de Márquez y Iago, sino que toda la clan va a ser consciente del gran secreto que escondía Manuel Márquez y va a tener un equipo, que son los Vengadores de Vallecas. En algún momento se convertirán incluso en los Cuatro Fantásticos, que son Sebas, Santos, Iago y Márquez, y harán esa suerte de superhéroes en el extrarradio de Vallecas.

Gran parte del éxito de ‘Estoy vivo’ radica en esa especie de cómic en el que todo es verdad y todo es mentira

Parece ser que el principal intriga a resolver de esta temporada es ese autobús del que desaparecen todos los pasajeros. ¿Cómo se va a desarrollar la investigación?

Gran parte de la trama se apoyo en la desaparición de este autobús, que va a traer de capital a toda la comisaría de Vallecas y a Manuel Márquez y a Iago. Detrás de esto se va a descubrir que hay una secta, la Hermandad, que pretende concluir con la humanidad ofreciendo la cielo a muy pocos, a aquellos que estén dispuestos a respaldar una altísima cantidad de efectivo. A posteriori de un corte completo, que en principio parece sin importancia y que hace incluso desaparecer la Pasarela, ese espacio tan importante y vinculo de unión de gran parte de las cosas que le pasa a esta clan en la Tierra, intentarán enterarse de dónde viene ese corte y las causas y descubrirán que hay una especie de secta que quiere concluir con gran parte de la humanidad. Ese será el gran conflicto en esta temporada, el intentar encontrar a esas personas que componen la Hermandad y que son el principal enemigo en la Tierra para nuestros héroes.

Según hemos pasado en el tráiler que mostraron en la rueda de prensa, va a tener posesiones y coches que cruzan paredes. Lo sobrenatural vuelve con fuerza.

Nunca se ha perdido y se va a nutrir y se va a seguir apostando por lo paranormal y la ciencia ficción. Gran parte del éxito de la serie radica en esa especie de cómic en el que juega la serie y en el que todo es verdad y todo es mentira. Uno no se acaba de creer del todo lo que acontece. Entramos en ese mundo del cómic, en el que los espectadores entran en el movilidad y dan certeza a todo aquello que pasa. Es como una convención en el teatro, una vez plantadas las reglas del movilidad, los espectadores entran al trapo y disfrutan con todo lo que les pasa a los protagonistas.

‘Estoy vivo’ se ha mantenido muy proporcionadamente en estas tres temporadas y es un logro teniendo en cuenta que la ciencia ficción en España no suele funcionar.

Pero es porque no se negociación precisamente de una serie de ciencia ficción. Aúna varios instrumentos y entre ellos está la ciencia ficción, pero incluso hay thriller y suspense. Es una serie muy de correr por casa con personajes muy reconocibles para cualquier espectador, entonces ahí está gran parte del conveniencia: en convertir a los héroes de la serie, que tienen que torear con todo tipo de aventuras y desventuras, en ciudadanos muy reconocibles para cualquiera de nosotros.

Parte del éxito radica ahí, pero incluso hay unos guiones muy proporcionadamente escritos con unos giros sorprendentes, dando espacio a cada uno de los personajes, apelando a la emoción, al sentimiento… Y con muchísima comicidad. El espectador de nuestra serie es de un espectro amplio. ‘Estoy vivo’ no está focalizada a una franja de perduración determinada, sino que pueden disfrutar de ella desde los más pequeños hasta los más grandes de la casa y, en ese sentido, la serie es un conveniencia. No excluye a ningún espectador, sino que negociación de comprender sin ningún complicado el anciano número de espectadores posibles.

Una condena pública tiene que estar al ganancia de las guerras que hay entre el resto de cadenas

Ese es uno de los temas que mencionabas en la rueda de prensa. La anciano parte de la ficción franquista se ubica en plataformas, donde hay un mercado más de hornacina, y, en cambio, ‘Estoy vivo’ apela a toda la clan.

Así debe ser adicionalmente una condena pública. Incluso lograr el prime time es poco muy coherente en una condena pública que no tiene por qué estar irresoluto de lo que hacen el resto de cadenas y plataformas. Tiene que tener una gusto de servicio divulgado y, por eso, creo que es muy coherente situar por una serie que negociación de obtener al anciano número de espectadores posibles de un perico de edades muy amplio. A eso le sumas que adelantas tu horario una hora más porque en este país la clan se va muy temprano para ir a trabajar y a mí me parecía que las 23h es una hora muy tardía. Como espectador de cualquier serie, me costaba seguir una serie cuando me levanto tan temprano. Una condena pública tiene que estar al ganancia de las guerras, contraprogramaciones y competitividad que hay con el resto de cadenas y plataformas.

Os vais a los miércoles que es un hueco en el que ‘La caza. Tramuntana’ ha flojeado pese a los buenos datos que obtuvo la primera temporada. ¿Tenéis algún tipo de preocupación?

Personalmente no. El trabajo ya está hecho y la calidad de la serie no ha mermado. Los que nos han seguido durante estas tres temporadas van a sentirse muy identificados con esta cuarta. Hemos puesto todas las ganas, ilusión y trabajo a pesar de hacerlo en unas condiciones muy estresantes y preocupantes oportuno al Covid. Ha sido una temporada harto difícil para absolutamente todo el equipo y lo hemos hecho con todo el cariño del mundo. Una condena pública tiene que velar por los intereses de los espectadores y, en ese sentido, es una muy buena valor lograr el prime time una hora. Ojalá que los espectadores que nos han seguido hasta ahora sigan siendo fieles a la serie, pero esto no lo podemos enterarse. Igualmente competir con determinados programas que ya están instalados desde hace muchos abriles en otras cadenas o con el tramo final de la Champions, como va a ocurrir, ya sabemos que va a ser muy difícil. Pero insisto: la calidad de la serie no ha mermado en definitivo y sigue siendo una gran desafío de Televisión Española por la ficción y por seguir manteniendo el nivel de la ficción de nuestro país.

‘Estoy vivo’ convierte a los héroes en ciudadanos muy reconocibles para cualquiera de nosotros

El final de la tercera temporada se sintió como un final de la serie. ¿Qué pensaste cuando te dijeron que renovaban por una cuarta temporada?

Me hizo mucha ilusión porque creo que ‘Estoy vivo’ es un pozo sin fondo en el que puede acaecer absolutamente de todo y una de las grandes bazas, adicionalmente del plantel interpretativo, está en los guiones, que no dejan de sorprendernos a los propios actores, al propio equipo, a los directores… Y espero que incluso lo haga con los espectadores. Siempre parece que hay un final, pero siempre incluso es un final hendido a que la serie pueda seguir delante.