Un reportero de 'Todo es mentira', increpado tras la cacerolada en la sede del PSOE:

Momento incómodo para Fabián Pérez, reportero de ‘Todo es mentira’ que el último día de la semana 17 de mayo debió aguantar los chillidos y también insultos de un conjunto de participantes de la manifestación que se resistían a desamparar la calle Ferraz, donde está ubicada la sede del Partido Socialista en Madrid. Caída la noche y con la cacerolada supuestamente extinguida, el cronista empezó a ser reprendido cuando se disponía a efectuar una entrada en cámara.

«¡Sois lamentables! ¡Dais vergüenza, manipuladores, que es lo que sois: unos manipuladores!«, proclamaba voz en grito un participante de la manifestación. «¡Sacad eso en el programa, manipuladores! ¡Manipulador, embustero!», chillaba exactamente la misma persona apuntando de manera directa al reportero, exigiéndole entre aullidos que no cayera «en la demagogia».

Anoche nuestro reportero @Fabian10_ estuvo procurando trabajar en la manifestación de la Calle Ferraz. ¿Lo logró? Nos lo cuenta ahora en #TodoEsMentira18M #LoEstamosConsiguiendo https://t.co/mSrxSSLDvN pic.twitter.com/Q5OksWQyKV

— Todo es patraña (@todoesmentiratv) May 18, 2020

«Algunos vecinos nos reprenden, mas semeja que esta no será la última cacerolada contra el Gobierno y Pedro Sánchez, a quien se le está por la noche», dejaba caer el cronista, procurando continuarse con su intervención pese a que los chillidos prácticamente solapaban su voz. Con todo, la queja no pasó de los insultos verbales y a lo largo del resto de la tarde desarrolló su trabajo con normalidad.

La crítica de Carmen Lomana

Carmen Lomana fue una de las convidadas este lunes 18 de mayo, por medio de video llamada, para criticar los títulos que se dedican a ciertos participantes de la manifestación del madrileño distrito de Salamanca. «Yo estoy ya de que me llamen pija tan harta. Es tal y como si voy por la calle llamando marxista. Fascista es otra palabra de tendencia, se les llena la boca. ¿Esta gente va a saber lo que es fascismo? Verdaderamente creo que estamos en una sociedad de papanatas bastante preocupante«, ha zanjado la empresaria.