Yon González y Elena Rivera protagonizarán ‘Los herederos de la tierra’, la secuela de ‘La catedral del mar’

Dos de los actores jóvenes más populares y talentosos de España tienen nuevo plan. El primero de ellos es Yon González, quien se acaba de despedir de ‘Las chicas del cable’ y la segunda es Elena Rivera, que graba actualmente la recta final de ‘Alba’ y tiene en radiodifusión ‘Inés del alma mía’. Ahora los dos coincidirán en una nueva serie según ha publicado el club de fans del actor y ha confirmado FormulaTV.

Este nuevo plan es la adecuación televisiva de ‘Los herederos de la tierra’, de Ildefonso Falcones, y se negociación de la continuación de ‘La catedral del mar’ que igualmente se convirtió en una serie de televisión protagonizada por Aitor Retrato, que curiosamente es el hermano de Yon González, y Michelle Jenner. Con esta nueva ficción nos trasladamos a la Barcelona del siglo XIV para retomar esta historia tres abriles a posteriori.

‘Los herederos de la tierra’ mantendrá una estructura similar a su precuela, pues la serie estará compuesta por un total de ocho capítulos dirigidos por Jordi Frades, como ya ocurrió con ‘La catedral del mar’. Según ha podido entender FormulaTV, esta ficción será para Netflix y, por el momento, se desconoce si más tarde tendrá un pase en franco, como podría ser en Antena 3 si nos fijamos en el reconvención de la precursor.

La historia de ‘Los herederos de la tierra’

Basándonos en la sinopsis distribuida por Grijalbo, quien publicó la novelística, en ‘Los herederos de la tierra’ viajamos a 1387, donde las campanas de la iglesia de Santa María de la Mar siguen sonando para todos los habitantes del alfoz de la Ribera, pero uno de ellos audición su repique con específico atención: Hugo Llor, hijo de un marinero fallecido, a sus doce abriles trabaja en las atarazanas gracias a la dadivosidad de uno de los prohombres más apreciados de la ciudad, que es Arnau Estanyol (a quien dio vida Retrato en la serie).

Pero sus sueños juveniles de convertirse en constructor de barcos se darán de bruces contra una efectividad dura y despiadada cuando la tribu Puig, enemiga acérrima de su mentor, aproveche su posición delante el nuevo rey para ejecutar una venganza que llevaba abriles acariciando. A partir de ese momento, la vida de Hugo oscila entre su amistad a Bernat, amigo y único hijo de Arnau, y la indigencia de sobrevivir en una ciudad injusta con los pobres.